miércoles, 21 noviembre 2018
21:15
, última actualización
Deportes

Campillo enseña sus credenciales

El extremeño de raíces sevillanas sigue segundo en el Open de España a un golpe del líder, Gregory Bourdy.

el 04 may 2012 / 19:36 h.

El extremeño, de madre sevillana, Jorge Campillo, observa la caida del green.

El extremeño Jorge Campillo sigue siendo la gran esperanza española para alzarse con la edición centenaria del Reale Open de España de Golf, ya que continúa en el segundo puesto con -4 tras hacer el par del campo en la segunda jornada. Está a sólo un golpe del nuevo líder, el francés Gregory Bourdy, que ayer firmó un excepcional -6 con ocho birdies y sólo dos bogeys.

Campillo, para darle más aliciente al torneo, tiene raíces sevillanas gracias a su madre y es un asiduo al Real Club de Golf de Sevilla, campo al que acude a entrenar desde Cáceres prácticamente una vez por semana. Tras una primera jornada sin un solo error, Campillo comenzó la segunda ronda con un bogey al hoyo 10, aunque pronto lo enmendó logrando tres birdies entre los hoyos 12 y 16. En la primera vuelta -la segunda ayer para él- tres bogeys al 2, el 5 y el 7 impidieron que entregara una tarjeta bajo par que le diera el liderato. Pese a todo, el cacereño es junto al inglés Robert Rock el único que ha mantenido su puesto en el top five del torneo.

La mejor tarjeta de la jornada fue entregada por el francés Gregory Bourdy, que con sus 66 golpes de ayer pasó del puesto treinta y seis a ocupar el liderato. En el caso opuesto queda el norteamericano Shaun Micheel, que hizo un 77, diez golpes más que en la primera jornada, y ha bajado del primer puesto al decimonoveno. Una vez más, las condiciones climatológicas fueron protagonistas en el recorrido alcalareño, aunque de nuevo el mismo grupo de participantes fue el más agraciado. Los que salieron por la tarde el jueves lo hicieron ayer por la mañana y, justamente, el viento y la lluvia fueron más benévolos en la primera parte del día, al contrario que antes de ayer.Con el fuerte viento soplando y algunos chaparrones de agua, la cancha del Real se está haciendo muy dura para los profesionales. De hecho, sólo dieciocho de los 135 participantes se mantienen bajo el par. Entre ellos, además de Campillo, hay otros dos españoles. El canario Rafael Cabrera-Bello y el catalán Pablo Larrazábal están empatados en el puesto décimo cuarto con -1.

Quirós y jiménez, a casa. La de ayer fue la jornada clave del torneo, ya que se realizó el corte que permite jugar el fin de semana tan sólo a los 65 primeros y empatados. Éste quedó fijado en +4 y envió a casa a varios de los nombres más ilustres del torneo. Los más sonados han sido las dos estrellas andaluzas del golf: Miguel Ángel Jiménez y Álvaro Quirós. El malagueño, aquejado de una gastroenteritis, hizo 80 golpes (+8) por novena vez en toda su carrera y se despidió por la puerta de atrás.

Por su parte, el de Guadiaro se quedó a un solo golpe del corte, pero su reacción en los hoyos 16 y 17 no pudo ser rubricada en el 18 al fallar un putt de birdie de unos cinco metros. Otros veintiún españoles han abandonado ya el torneo, quedando sólo doce para el fin de semana. Aparte de los tres ya nombrados, continúan en liza los andaluces Raúl Quirós, Alejandro Cañizares y Manuel Quirós, a los que hay que sumar a los ilustres José María Olazábal -el diseñador del campo-, Gonzalo Fernández Castaño y José Manuel Lara; y a los prometedores Adrián Otaegui, Carlos del Moral y Borja Etchart.

  • 1