Local

Camps acusa al PSOE valenciano de querer verle muerto

El ‘president' se disculpó tras el aluvión de críticas a sus palabras

el 12 nov 2009 / 20:20 h.

TAGS:

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

La bronca dialéctica en las Cortes valencianas ayer fue más allá del mal gusto. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, le espetó al portavoz socialista en las Cortes, Ángel Luna, que "le encantaría coger una furgoneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta", frase por la que recibió el aplauso de sus compañeros del PP y por la que, horas más tarde, tuvo que disculparse.


Camps realizó estas declaraciones en la sesión de control, a respuesta de las preguntas de los grupos de la oposición sobre la repercusión de los cambios en la dirección del PP de la Comunidad Valenciana en la gestión del Gobierno de la Generalitat.
Luna, quien afirmó que en el PP "a las primeras de cambio se desharán" de Camps porque "en la balanza electoral da más pérdidas que beneficios", manifestó, tras las palabras del presidente, que si hace unos días hablaba de su "enajenación política" hoy [por ayer] "tendría que replantearse el adjetivo que le puso al sustantivo". "La querella ha puesto de los nervios a los populares", dijo.


Camps se refirió a la querella que el PSPV ha presentado contra él, dirigentes de la Generalitat y del PPCV y cinco empresas valencianas, por una supuesta trama de financiación irregular de su partido, y señaló que quien "se esconde detrás de una querella es que no tiene nada que decir a sus conciudadanos" y advirtió de que "cada adjudicación que por culpa de sus palabras y sus querellas no lleguen a empresas de obra pública valenciana serán" su responsabilidad.
Además acusó a los socialistas de "poner en peligro" los 10.000 puestos de trabajo de las personas que están empleadas en estas empresas, al decidir que "han sido adjudicatarias de contratos por la administración de forma irregular", cuando, insistió, los procedimientos se han hecho siguiendo la legalidad.


Estas palabras fueron rápidamente contestadas por el portavoz socialista que le acusó de esconderse "detrás de los empresarios, de la bandera de la Generalitat y de las instituciones" para no dar "explicaciones de cómo utiliza el dinero público".


Luna defendió la presentación de la querella porque lo contrario sería "aceptar el sistema político corrupto" que ha implantado el PP para llevarse "algunas migajas de las que ustedes se les caen", y el PSPV "no quiere engañar" a sus electores.


Camps en su intervención cargó contra Luna, pero éste contó con el apoyo de sus compañeros de partido. Así, el PSOE pidió al presidente de la Generalitat que rectifique inmediatamente sus acusaciones o de lo contrario que abandone sus responsabilidades. Mientras que el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, destacó el "nerviosismo" de Camps.
Estas críticas de los socialistas y la reprimenda de Génova -que no comentó el incidente- llevó al president a sopesar sus palabras y manifestó, según publicó ayer la página web de El Mundo, que pedirá disculpas a quien se haya sentido ofendido. Alegó que hizo esas acusaciones en el "contexto de un debate acalorado".

  • 1