miércoles, 24 abril 2019
12:17
, última actualización
Local

Camps camina hacia el banquillo

El president de la Generalitat Valenciana dice que no tiene miedo a demostrarlo "donde sea necesario" y ha agradecido la "confianza" que tiene por parte de Mariano Rajoy.s

el 12 may 2010 / 18:37 h.

TAGS:

Camps vuelve al camino que le lleva a juicio. El Tribunal Supremo (TS) ordenó ayer al Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJCV) que siga investigando la parte del caso Gürtel que afecta al presidente de esa comunidad y a otros altos cargos de la Administración y del PP valenciano por recibir regalos de la trama.

Así lo acordó la Sala de lo Penal del Supremo, que estimó, por unanimidad, el recurso del Ministerio Fiscal y del PSPV-PSOE contra el auto del TSJ valenciano que archivó este caso. El TS reabre la causa y devuelve las actuaciones al magistrado instructor, José Flors, que tendrá que continuar la tramitación de ésta contra Camps por aceptar supuestamente prendas de vestir abonadas por Orange Market, una de las empresas de la trama dirigida por Francisco Correa.

El pasado mes de agosto, la Sala de lo Civil y Penal del TSJ valenciano archivó el procedimiento contra Camps al estimar que no había relación entre los agasajos que pudo recibir y la adjudicación de contratos públicos a Orange Market.

La Fiscalía, hoy día, aún sostiene que el archivo de la causa fue prematuro, ya que la fase de investigación seguía abierta en ese momento y cree que Camps cometió un delito de cohecho impropio al aceptar regalos aunque éstos no tuvieran contrapartida alguna.Según explica en su recurso el fiscal, comete cohecho impropio "la autoridad o funcionario público que admite dádiva o regalo que le fueren ofrecidos en consideración a su función o para la consecución de un acto no prohibido legalmente" y el TSJCV "prescinde" de la primera de las alternativas y sólo considera delito aceptar un regalo a cambio de un acto concreto.un "ratito largo".

Sea como fuere, el caso es que el Supremo prolonga el "ratito largo" que hace más de un año el president auguraba que quedaba para aclarar este "lío". Camps, quien las pocas veces que se ha referido públicamente al caso Gürtel ha sido para calificarlo de "montaje político", "lío" o cuestión "absurda" y "estrafalaria", siempre ha asegurado que no hay "nada de nada" e incluso ha llegado a perdonar a la oposición por decir "cosas tan horrorosas".

Ayer siguió en su línea y reiteró -ante una Ejecutiva que volvió a ovacionarle- que es "absolutamente inocente". Añadió que no tiene miedo a demostrarlo "donde sea necesario" y agradeció la "confianza" que tiene por parte de Mariano Rajoy. En una comparecencia ante los medios de comunicación tras la reunión urgente de la Junta Directiva Regional, aseguró que no descarta convocar elecciones anticipadas, y añadió que "el proceso es de risa y no se sostiene".

Asimismo, el líder valenciano dijo que los informes policiales que se han ido conociendo sobre este caso son "tendenciosos" y sólo tienen, a su juicio, la "intención maligna" de sembrar "sombras" sobre el PPCV y la Generalitat. "Nadie en España se puede creer que el presidente de una comunidad tan importante como la valenciana haya podido cometer la tontería de dejarse comprar por tres trajes", se atrevió a sentenciar Francisco Camps.

Más allá, aseguró que será el candidato a la presidencia del Gobierno valenciano en las próximas elecciones autonómicas "como ha dicho la dirección nacional del partido y como de manera clara y manifiesta ha respaldado el partido".

Asimismo, avanzó que ha propuesto a los miembros de la Junta Directiva del partido "ponerse ya en campaña". "El PP valenciano debe trabajar todos los días con la cara bien alta y sin ningún tipo de complejo porque nadie en el planeta Tierra puede dar lecciones al PP de nada que tenga que ver con honorabilidad, honestidad y honradez", culminó el barón de Rajoy.

Efectivamente, el máximo líder del partido le transmitió ayer mismo telefónicamente su apoyo incondicional y sólo el comité de dirección del PP en la provincia de Alicante, incluido el presidente José Joaquín Ripoll, se ausentó de la Junta Directiva regional del partido. Mientras, personajes populares como Carlos Fabra -presidente de la Diputación de Castellón-, expresaron públicamente su respaldo.

Todo ello, mientras varios responsables socialistas pedían su dimisión urgente y explicaciones a Mariano Rajoy.

Sólo algunos miembros de la dirección nacional del PP abrieron una pequeña brecha en este cierre de filas al expresar su preocupación por la decisión del Tribunal Supremo y coincidieron en que, en esta tesitura, el presidente de la Generalitat debería marcharse y ahorrar al PP valenciano y nacional el "calvario que se avecina". Temen, dijeron, que se repita el "infierno" que se vivió con el ex tesorero Luis Bárcenas.

 

 

  • 1