lunes, 25 marzo 2019
14:34
, última actualización
Local

Camps paga 2,7 millones por una obra sin hacer

El contrato con el arquitecto Calatrava obliga a realizar los abonos en Suiza.

el 15 mar 2011 / 22:02 h.

TAGS:

El presidente valenciano, Francisco Camps.
El Gobierno valenciano ha pagado al arquitecto Santiago Calatrava un total de 2,7 millones de euros por la elaboración del Master Plan, Anteproyecto y Proyecto Básico del centro de convenciones de Castellón, a pesar de que considera que el arquitecto "no ha cumplido" sus obligaciones contractuales.


La entidad pública, Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV) a través de un burofax remitido al arquitecto en noviembre de 2009, señala que el hecho de que se realicen los pagos "en ningún caso implica" que se hayan cumplido las obligaciones establecidas en el contrato de redacción del anteproyecto, proyecto básico y de ejecución y dirección de obra, según denunció ayer EUPV.


De esta manera, la Generalitat ha abonado un millón por la firma del contrato, 350.000 euros por el anteproyecto y 1.350.000 por el proyecto básico, según los documentos que incluyen un burofax, cheques y el contrato del arquitecto con SPTCV, facilitado este martes por la diputada de EUPV en el Parlamento regional valenciano, Marina Albiol y el portavoz de la ejecutiva de EUPV, Ignacio Blanco, durante una rueda de prensa.


Es en el último pago cuando el Gobierno valenciano le envía el burofax a Calatrava indicando que la entrega del dinero "responde a la voluntad de entendimiento" que la entidad pública "siempre" ha mantenido con él pero "en ningún caso implica la conformidad con el Proyecto Básico entregado" por la empresa del arquitecto. De hecho, afirma que Calatrava "no ha cumplido hasta la fecha con las obligaciones contractuales".


En el burofax se recuerda también a la mercantil Santiago Calatrava GMBH que el proyecto básico "no se ajusta" al "objeto y precio" pactados ya que las modificaciones propuestas por el arquitecto triplicaban lo convenido en estos dos aspectos.


En el contrato entre el arquitecto y SPTCV, se especifican los honorarios de Calatrava: por la redacción del Master Plan, Anteproyecto y Proyecto Básico la Generalitat ha pagado ya 2,7 millones, es decir, el 4,5% de un "presupuesto orientativo" de licitación, cifrado en 60 millones. Además, tiene derecho a un 4% del proyecto de ejecución (2,4 millones) y otro 4% por la dirección de obra.


En total, la Generalitat debería abonar a Santiago Calatrava 7,5 millones de euros por un proyecto licitado en 60 millones de euros -sus honorarios sumarían el 12,5 por ciento del coste total del proyecto-. No obstante, hay una previsión en el contrato de que estos honorarios "se actualizarán en función del coste real de la obra para su abono en la proporción correspondiente en cada certificación".


Por ello, los portavoces de EUPV han denunciado que Calatrava se beneficia de los sobrecostes de las obras y, en este sentido, Marina Albiol señaló que el coste actual del trabajo está estimado en 100 millones. Del mismo modo, recordó que los terrenos donde está proyectado el centro de convenciones están bloqueado por parte del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).


Asimismo, por contrato, el pago de los honorarios debe realizarse en Zurich (Suiza), lo que, según Albiol, "demuestra que la Generalitat contrata con empresas que están en paraísos fiscales". "Aquí, todos los ciudadanos tenemos que cumplir escrupulosamente con el pago de los impuestos. Pero, a un hombre que gana cientos de millones se le permiten estos chanchullos".

  • 1