sábado, 23 marzo 2019
08:32
, última actualización
Local

Candidatos a la defensiva

Un experto afirma que los cabezas de lista centran demasiado su mensaje en desacreditar al contrario

el 20 may 2011 / 18:48 h.

TAGS:

Juan Espadas, Antonio Rodrigo Torrijos y Juan Ignacio Zoido, ayer en el plató de Giralda TV donde se celebró el último debate de la campaña.

Para desgracia de los sevillanos, los cabezas de lista de los tres principales partidos que se presentan a las elecciones del 22 de mayo "forman parte de ese grupo de políticos que no se acercan a la ciudadanía", por lo que su mensaje político no resulta todo lo sincero y creíble que tendría que ser, según el análisis de Fran Carrillo, asesor de comunicación política y pública y director de La Fábrica de Discursos.

Carrillo, que ha analizado para El Correo de Andalucía a los tres candidatos mediante grabaciones del debate a tres bandas que mantuvieron en la emisora municipal Giralda TV, sus vídeos promocionales, entrevistas en televisión y declaraciones realizada a pie de calle, considera que ninguno de los tres habla con la suficiente ambición ni logran humanizarse a ojos de los ciudadanos. "El político sincero y creíble es el que habla desde la razón para dirigirse a las emociones", dice Carrillo, y ése un arte que no domina ninguno de los tres principales aspirantes a la Alcaldía de Sevilla.

Sí detecta este analista que los tres han personalizado mucho el mensaje, alejándose de las siglas, lo que les viene bien porque en las elecciones municipales los electores valoran mucho la cercanía y los candidatos ganan si el ciudadano no ve tras ellos a la estructura del partido. Esta opción, en todo caso, le conviene más que a ninguno a Espadas , porque conseguirá un mayor apoyo cuanto más se aleje de la herencia del actual alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín . Pero la maneja mejor Zoido , que ha sabido mostrarse como un ciudadano más a base de recorrer los barrios y preocuparse por problemas pequeños y cotidianos de los vecinos.

Tampoco los videos promocionales de la campaña dan sorpresas: la idea de ubicuidad de Zoido es buena pero está mal ejecutada; el de Espadas es el mas completo, el que lanza el mensaje más claro.

Torrijos

"Su mensaje es honesto, pero demasiado radical"

+El candidato de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, tiene principal como baza las políticas sociales que han llevado a cabo durante el mandato, como la bosa de viviendas para colectivos desfavorecidos, que debería aprovechar más. "Son la parte fuerte de su mensaje, junto con la honestidad, que es algo que los ciudadanos valoran mucho: si no eres honesto no te escuchan y Torrijos es quien más honesto parece de los tres candidatos", opina el director de La Fábrica de Discursos. También le beneficia el tener las ideas tan claras y las cosas positivas que su formación ha liderado durante el mandato, "aunque las vendería mucho mejor si relajara el rostro". Su mensaje llegaría a más gente si tomara como ejemplo a la izquierda alemana, que ha moderado su mensaje.

-"Los últimos cuatro años Torrijos ha engordado notablemente, y eso le perjudica" en cuestiones de imagen, explica Fran Carrillo. "Además, la barba le esconde el rostro y da demasiado protagonismo a los ojos, lo que no es bueno porque su mensaje visual es pétreo, muy frío", lo que no beneficia a un discurso que en general es demasiado radical, opina Carrillo. "No debería hablar tanto de la derecha reaccionaria, porque se percibe como un mensaje basado en luchas ideológicas del pasado, y centrarse en un mensaje positivo sobre sus políticas sociales". "Puedes vender tus propuestas sin la coletilla sobre el capitalismo radical y la caduca lucha de clases", aconseja Carrillo, que considera que la minoría a la que se dirige Torrijos ya le es fiel, y debería ampliar su abanico para "captar a los indecisos y crear la duda en los adversarios". "Puedes centrarse sólo en los tuyos si son la mayoría, pero si son la minoría no vas a gobernar nunca".

Espadas

"Es el más sereno, pero no deja digerir sus mensajes"

+En sus intervenciones, el candidato Juan Espadas transmite serenidad con su actitud y su mirada, tiene un lenguaje no verbal poderoso y acompaña la fuerza de su mensaje con la gravedad del rostro. "Tiene un gran equilibro entre el fondo y la forma de lo que quiere transmitir y eso da confianza a los ciudadanos, porque de esa seguridad nace la convicción, que es la mejor forma de persuadir", dice Carrillo. Su principal virtud es que su mensaje es el más fresco, el más novedoso, y trasciende a las siglas de su partido. "Transmite que puede hacer algo nuevo para Sevilla, aunque le pesa la herencia de su antecesor", de la que ha sabido desvincularse. En los debates, abre más la mano a Zoido que al contrario, y los espectadores lo perciben como positivo.

-Por el contrario, su principal problema es que no consigue centrar su discurso, sobre todo porque no domina el ritmo del mensaje y lanza demasiado seguidas sus ideas fuerza. Carrillo explica que la cadencia al emitir las ideas debe ser similar a la que se tiene en las comidas:después de una cucharada hay que dejar tiempo para masticar y tragar, y Espadas no da tiempo para eso, porque da los mensajes muy seguidos, como si fuera dando cucharada tras cucharada, idea tras idea. "Lanzar varios mensajes seguidos, como hace en los debates, sólo consigue que quien lo escucha no pueda digerirlos". Por todo ello, sus ideas quedan diluidas en un discurso en el que no consigue explicar qué quiere hacer, ni cómo quiere hacerlo. También sufre un fuerte lastre por la herencia de Monteseirín y por la gestión de la coalición PSOE-IU, que los ciudadanos no perciben como positiva.

Zoido

"Su virtud es la sinceridad, pero habla pidiendo perdón"

+La mayor virtud de Juan Ignacio Zoido es su cercanía: "Tiene un lenguaje sencillo, bien estructurado, es sincero en lo que cuenta y lo hace fácil para quien le escucha: lista muy bien sus virtudes y los defectos de sus adversarios". Generalmente es simple, breve y focaliza bien el mensaje. Ha hecho una buena campaña puerta a puerta, "identificando lo que la gente quiere, que no es tener allí al político a dos semanas de las elecciones, sino la semana después de las elecciones". Consigue con esa cercanía que la gente le quiera, explica Carrillo, que considera que gestionó bien su error al confundir Bellavista con Su Eminencia: "al reconocerlo rápidamente logró parecer cercano, porque cualquiera puede equivocarse", y eso lo acerca como persona.

-El principal problema del candidato popular es su voz: "Habla como pidiendo perdón por expresar sus ideas y defender sus principios, parece que está entonando un mea culpa", dice este experto en comunicación política. "Su discurso no tiene energía, le falta punch", y la expresión de su rostro acompaña esta sensación. Cuando más se le nota es durante los debates, porque frente a la frescura de Espadas, él muestra justo lo contrario, una pose rígida: "Comunicaría mejor con menos tensión en el rostro". En sus discursos, hay momentos en los que alarga demasiado las explicaciones y se va por las ramas, centrándose en lo secundario. Debe gestionar mejor la secuencia entre las ideas fuertes y las pausas que las acompañan. El resultado positivo que le auguran las encuestas también beneficia a su mensaje, porque al mostrarse convencido de que va a ganar, su mensaje resulta más creíble.

 

  • 1