Local

Canto litúrgico, placer profano

Concierto inauguración del FEMAS. Iglesia de la Magdalena. Fecha: Domingo 7 de marzo de 2010. Les Sacqueboutiers de Toulouse y Coro Barroco de Andalucía. Esmeralda Jiménez, Yolanda Lázaro, Gabriel Díaz, Lambert Climent, Francisco Fernández y Furio Zanasi, solistas. Conjunto instrumental. Lluís Vilamajó, director. Programa: Vespro della Beata Vergine (Vísperas de la Virgen, 1610) de Claudio Monteverdi.

el 08 mar 2010 / 12:40 h.

TAGS:

Gracias al poder y la influencia que la Iglesia ha ostentado durante tanto tiempo, hoy podemos disfrutar de grandes placeres profanos, como estas Vísperas (atardeceres), que junto a los Laúdes (amaneceres) señalaban las horas más importantes del día para los oficios litúrgicos. Convertido en todo un placer para paladares profanos, en las Vísperas de la Virgen María el compositor italiano mezcló brillantemente elementos medievales y tardo renacentistas. Montar una empresa como ésta, valiéndose de una formación efímera como la presentada anoche, para servir tan compleja partitura, se revela tarea difícil y ambiciosa, por la coordinación y el ensamblaje que exige de todos y cada uno de sus ingredientes.

El Coro Barroco y los instrumentistas elegidos han colaborado ya en otras ocasiones bajo el mando de Vilamajó, incorporándoseles ahora el prestigioso conjunto de viento Les Sacqueboutiers de Toulouse, aunque sólo tres de sus componentes, incluido su fundador Jean-Pierre Canihac, figurasen entre los seis ministriles. Tanto ellos como el conjunto instrumental -cuerda, clave, órgano y tirobas- ofrecieron un trabajo espléndido y muy afinado, mientras las mayores pegas se las hemos de endosar a la parte vocal.

Entre los solistas, sólo ellas mantuvieron un nivel alto y muy en estilo, mientras Climent acusó desgaste en la voz, Zanasi observó un instrumento menos limpio que de costumbre, y Fernández tuvo dificultades en el canto sostenido. El contralto, en su breve intervención solista, fue más solvente. El coro, sin embargo, mantuvo en todo momento un estilo inapropiado, muy barroco, acusándose en las sopranos una incómoda tendencia gritona. Mejor y más en estilo resultaron las antífonas o cantos gregorianos. Con todo, la solemnidad y la coherencia mantenidas lograron una feliz inauguración de nuestro querido festival.

  • 1