Local

Caoba de Cuba para Vera-Cruz

En el taller de carpintería cordobés de Juan García Casas adquiere estos días forma definitiva uno de los estrenos más esperados de la Semana Santa de 2008: el nuevo paso de caoba sobre el que procesionará el Lunes Santo la sobria imagen del Crucificado de la Vera-Cruz.

el 15 sep 2009 / 00:03 h.

TAGS:

En el taller de carpintería cordobés de Juan García Casas adquiere estos días forma definitiva uno de los estrenos más esperados de la Semana Santa de 2008: el nuevo paso de caoba sobre el que procesionará el Lunes Santo la sobria imagen del Crucificado de la Vera-Cruz.

Un año entero de trabajo ha dedicado el tallista Antonio Ibáñez a labrar estas nuevas andas, que sustituyen a las realizadas por Antonio Vega y que fueron estrenadas por la cofradía en 1962. Después de 48 años de servicio, la madera de caobilla de Guinea con la que estaba confeccionado el paso estaba "hecha polvo". Con el paso del tiempo, la madera ha "cristalizado", volviéndose tan frágil como el cristal, por lo que cualquier simple "toquecito" terminaba por fracturar la crestería del paso, obligando a la hermandad a continuas reparaciones.

Para la ejecución de la nuevas andas se ha elegido una madera más noble, la caoba de Cuba, materia prima que se ha encargado de proporcionar la propia hermandad. Hace ahora ocho años que la por entonces junta de gobierno de Vera-Cruz decidió adquirir a la empresa Andaluza de Maderas S.A. los 4,5 metros de madera de caoba de Cuba necesarios para la ejecución del paso.

Las nuevas andas del Cristo de la Vera-Cruz conservarán la línea de trabajo y la planta del que tallara Antonio Vega, aunque experimentará notables mejoras. Así, por ejemplo, según explica Ibáñez, al canasto del paso, que ahora es casi plano, se le va a dar forma abombada, dotándolo de "una profundidad que antes no tenía".Los respiraderos, sin embargo, mantendrán el mismo dibujo, si bien la talla será "más estilizada" y se han modificado algunas "alineaciones".

El paso conservará, no obstante, las mismas proporciones que el antiguo, unas medidas ideadas para salvar las estrechas dimensiones de la puerta de la capilla del Dulce Nombre de Jesús, desde la que este Lunes Santo volverá a salir la cofradía después de dos Semanas Santas consecutivas haciéndolo desde el cercano convento de Santa Rosalía.

Ibáñez, quien ya dio sobradas muestras de su extraordinaria capacidad para hacer arquitectura de un bloque de madera con la realización del paso del Cristo Yacente del Santo Entierro, asegura que en el caso de las nuevas andas de Vera-Cruz ha seguido "una línea de trabajo antigua", inspirada en la huella de maestros como Manuel Guzmán Bejarano, ya desaparecido, y Antonio Martín.

Desde hace dos semanas, el paso se encuentra en un taller de La Rambla, en Córdoba, para proceder a su montaje y barnizado. También será de estreno la parihuela, realizada en madera de cedro en este mismo taller. Su responsable, Juan García Casas, asegura que, una vez barnizadas, las andas presentarán una tonalidad más clara que la del paso actual. Se espera que el nuevo paso del Crucificado de Vera-Cruz esté ya de vuelta en Sevilla el próximo día 29.

  • 1