Deportes

Capi: "Lopera tiene que valorar si su ciclo en el Betis ha terminado"

Capi aprovechó la presentación de su biografía para despedirse ayer oficialmente del beticismo, al que dio las gracias por estos diez años de apoyo "máximo".

el 24 jun 2010 / 13:36 h.

Capi ha estado diez años en el primer equipo del Betis y ha hablado cientos de veces ante los medios, pero ayer ofreció "la rueda de prensa más dura" de su carrera. El motivo era la presentación de su biografía, ¡Oh, Capitán, mi capitán!, obra del periodista Manuel Méndez. Lo duro de la ocasión no era el libro en sí, como es obvio, sino su despedida del beticismo, porque el acto fue aprovechado por el camero para ratificar que se va y anunciar que su intención es "seguir jugando dos o tres años". "Tengo ilusión y físicamente me siento bien. En cuanto vea que no puedo más, no voy a estar revolcándome por los campos", confesó.

Falta conocer el equipo al que irá. "Elegiremos entre mi mujer y yo. Ella no se quiere ir muy lejos, y yo tampoco", dijo el capitán sin brazalete. Esa teoría descarta el exotismo oriental y deja en buen lugar al Granada (allí estuvo en la 99-00), pero... "No hay nada con el Granada, aunque no me importaría. Me alegré mucho por su ascenso", admitió. Lo normal es que Capi fiche por otro conjunto de Segunda: "Si no me veo con otra camiseta, cómo me voy a ver jugando contra el Betis. No me haré a la idea de que me he ido hasta que esté entrenando en otro sitio", proclamó.

De momento, el emblema del beticismo se marcha hoy a las Baleares en busca de sosiego, que falta le hace. Ayer no lloró, pero se le quebró la voz al hablar de los béticos. "No sé qué le habré dado a la afición, pero el cariño que me ha dado a mí siempre ha sido máximo. Nunca me ha importado jugar 300 partidos ni ganar muchos títulos. Lo más importante es dejar amigos", resaltó ayer tras dar las gracias a todo el mundo. Incluido Lopera. "Todo el mundo piensa que tengo una relación superíntima con él, pero en diez años hemos hablado cinco o seis veces", contó. El máximo accionista tampoco se ha dirigido a él en los últimos meses. "Me llamó Momparlet para decirme que teníamos que hablar, pero ya tenía la decisión tomada", aclaró.

Lopera reapareció como tema cuando Capi dijo que se habría pensado "renovar dos años más" si el Betis hubiese ascendido. "Pero el momento del club tampoco es el adecuado. Los béticos están pidiendo un cambio, caras nuevas, y yo también lo pido. El Betis necesita un cambio y por eso creo que ha llegado mi hora", dijo. Se le cuestionó entonces si Lopera debería imitar su ejemplo e irse: "Eso lo tiene que valorar él. Llevamos cinco años malos en todos los aspectos y hay cosas que arreglar, pero tampoco todo en el Betis es malo", respondió.

Capi finalizó su última comparecencia como jugador del Betis hablando de sus dos referentes en las trece barras. Hay un tercero, Raúl, que "además de grande es un tío sencillo". Pero los dos principales están claros: "El futbolista al que más he admirado siempre es don Rafael Gordillo. Fue mi espejo. El mejor compañero que he tenido es Joaquín. El Betis va a tardar muchos años en sacar otro jugador como él, y además daba un plus de alegría al vestuario. El Betis necesitaría un Joaqui en estos momentos".

  • 1