jueves, 21 marzo 2019
14:26
, última actualización
Deportes

Capi: "Si el Betis no sube, no podría vivir con ello y no me importaría quedarme"

El centrocampista del Betis cumple mañana 250 partidos de Liga con el escudo de las trece barras. Si el destino no interfiere en sus planes, será su última cifra redonda como verdiblanco, porque en junio piensa poner fin a una década al servicio del primer equipo. A no ser que no ascienda, en cuyo caso...

el 13 nov 2009 / 21:09 h.

Capi posa en la ciudad deportiva.
-250 partidos de Liga con el Betis. Casi nada, ¿no?
-Estoy muy orgulloso, aunque pienso que podían haber sido muchos más porque estuve un año parado por culpa de las lesiones y operaciones, pero llegar a esa cifra es superimportante. Me siento muy afortunado. Llegué al primer equipo con 23 años, pero lo importante es que la oportunidad llegase algún día. Y he pasado toda mi vida aquí, que es lo único que me importaba.

-¿Nunca le ha apetecido probar otras experiencias?
-Hay quienes quieren jugar en otras ligas o llegar lo más alto posible, pero yo lo tuve claro desde el primer día. Me ha costado mucho trabajo llegar donde he llegado, tuve que jugar cuatro años en Segunda B y siempre he dicho que quería pasar toda mi carrera aquí en el Betis.

-¿Su mejor momento?
-Quizás el comienzo. El año de Segunda fue bastante bueno, y con Juande también me fue muy bien, era el primero en Primera y debuté en la selección con Camacho. Con Víctor Fernández, el primer año fue muy importante, metí bastantes goles y volví a la selección, pero a partir del segundo empezaron las lesiones y fui decayendo... En diez años han pasado muchas cosas, pero me quedo con el principio. Además, he tenido la suerte de conseguir un ascenso y un título, jugar la Champions, que fue maravilloso y no me lo quita nadie, la UEFA...

-¿En qué ha cambiado Capi en todo este tiempo?
-En mucho, pero prefiero cómo juego ahora. He madurado muchísimo y ahora controlo más lo que antes hacía por impulsos. Antes era todo a base de velocidad y chispa, no me paraba a pensar y abusaba del regate.

-Ha tenido muchos compañeros. ¿Se queda con alguno?
-Quizás el más importante, porque aparte de ser compañero es amigo, es Varela. He estado con él desde el Betis Deportivo, nos fuimos cedidos el mismo año, volvimos al mismo tiempo... Más que compañeros, somos amigos.

-¿Y con qué compañero se queda como futbolista?
-Con el Joaqui. Ha marcado una historia en el Betis, es distinto a los demás y además aportaba mucha alegría al vestuario. Es un crack y conozco a pocos como él, aparte de lo profesional que es, porque nunca se quitó de ningún entreno. He tenido la suerte de ser su compañero y para mí, en estos años, no ha habido un futbolista como él.

-Pues ahora se reabre la puerta para que vuelva...
-Estoy encantadísimo, ya dije en su día que era una pena que se fuese. Sería una alegría para todos los béticos, porque lo añoran bastante, y con él tendríamos muchos puntos para el ascenso.

-Hablando de jugadores queridos, pocos como usted pueden presumir de tener una relación irrompible con la afición.
-Aparte de ser futbolista hay que ser persona y pensar en los sentimientos de los muchísimos béticos que hay en la afición. El Betis es su afición porque ella te hace ganar cada partido y te lleva en volandas cuando más la necesitas. La prueba es que hemos bajado a Segunda y van 30 ó 40.000 personas al estadio. El beticismo es así de grande y yo me considero uno más de ellos. El día de mañana, cuando ya no juegue, estaré ahí con ellos. He tenido mucha suerte con el respeto que me han tenido y yo siempre les he intentado complacer.

-¿Le parece que con un poco más de malaje habría llegado más lejos?
-Puede ser, todos tenemos virtudes y defectos, hay cosas que uno tiene buenas y en fútbol pueden ser un defecto, pero yo soy así, toda mi vida he sido así y cuando me retire seré así.

-También puede ser uno de los futbolistas que mejor conoce a Lopera, ¿no?
-Hay personas que creen que por no dar problemas al club tengo un trato distinto, pero tampoco he hablado muchas veces con él, quizás cuando acababa contrato. La verdad es que no nos hemos llamado casi nunca.

-Acabar en Segunda sería un mal broche a su carrera.
-Sería muy malo. Me gustaría marcharme dejando al Betis en Primera. Si me voy dejándolo en Segunda, no me sentiría bien, hasta el punto de que no me importaría quedarme aquí, fíjese.

-¿Reconsideraría entonces su decisión de irse?
-Llevo muchos años aquí y me gustaría marcharme bien, en Primera. Todo lo que no sea así sería malo, no podría vivir con ello. Lo vivo así, soy bético y me gustaría marcharme como llegué, subiendo el equipo a Primera.

-¿Capi ve a Capi en otro sitio?
-Sería extraño, pero es lo que tiene el fútbol. Por ahora no me planteo el futuro, sólo vivo para conseguir el ascenso. En el momento en que el Betis esté en Primera, ya me comeré la cabeza.

-¿Le gustaría ser técnico?
-Me quiero sacar el carnet, pero ser entrenador no entra en mis planes. Quizás sí me dedicaría a los chavales, me encantaría transmitirles toda mi experiencia.

-En cuanto a la temporada, parece que el equipo no acaba de arrancar del todo.
-No está mal pero tampoco tan bien como queríamos. Se nos están escapando bastantes puntos, y no puede ser. Debemos mantener una regularidad que no tenemos, colocarnos en los puestos de ascenso y conseguir un colchón de puntos.

-¿Qué debe mejorar el Betis para ascender?
-Lo más claro es la defensa, pero no los defensas, sino todos, desde el delantero al portero. Somos el equipo más goleador y vamos quintos; el Cartagena es el menos goleado y va primero. Eso quiere decir mucho. Con los goles que llevamos, si hubiéramos encajado menos estaríamos en el puesto del Cartagena.

-Ahora se habla de falta de oficio por lo ocurrido en Cádiz. Han pasado no se sabe cuántos años y se sigue hablando de los mismos fallos en el Betis...
-Sí, pero no es falta de oficio, es ansiedad por ganar partidos. Llevamos cuatro años jugando finales todos los domingos, todos los partidos hay que ganarlos como sea, no hay ni uno en el que digamos que si perdemos o empatamos no pasa nada, y este año más todavía. En Cádiz sabíamos que habían pinchado algunos rivales y esa ansiedad de tener los tres puntos hizo que nos echásemos para atrás y nos empatasen.

-Usted también empezó titubeante, pero ya es titular.
-Mi pretemporada no fue la más adecuada, paré dos o tres veces y eso me cortó el ritmo, empecé bastante mal y luego me lesioné de la rodilla. Me dio coraje porque es una temporada importante y tenía muchas ganas de que estuviésemos en el pozo de Segunda sólo un año. Ahora he ido cogiendo un poco de forma y cada vez me veo mejor.

-¿Y qué tal con el míster?
-Es serio, disciplinado, amable y muy sociable, se puede hablar con él. Además, está consiguiendo que el equipo tenga mucho carácter y disciplina táctica. Para mí es el fichaje estrella de esta temporada.

-¿Emana está a tiempo de ser otro ‘fichaje'?
-Achille todavía no ha arrancado, pero todos esperamos que arranque. El año pasado ya fue importante, a pesar del descenso, así que esperemos a ver si se pone en forma y aparece el mejor Emana. Nos hará falta.

-¿Cómo le gustaría que se recordase a Capi en el Betis?
-Por la persona. En lo futbolístico he tenido años buenos, malos y regulares, pero me conformo con que los béticos se acuerden de que no les he fallado fuera del campo.

  • 1