Local

Cara a cara a la sombra del Arco

Manuel García y Juan José Morillas optarán el 22 de noviembre a gobernar la Macarena

el 29 sep 2009 / 19:12 h.

TAGS:

El duelo electoral está servido. A punto de expirar el segundo y último mandato de Juan Ruiz Cárdenas, la hermandad de la Macarena busca nuevo hermano mayor. La célebre vara de las capillas cuenta con dos pretendientes: el veterano Manuel García García y el latinista Juan José Morillas.


Ya ha llovido desde la última vez que a las elecciones macarenas concurrieron dos candidatos. Fue en 1997 y en aquella ocasión, el empresario Joaquín Sainz de la Maza, aspirante a la reelección, se impuso por una holgada mayoría al candidato alternativo, el abogado José Torres Bohórquez. Doce años después, los hermanos de la Macarena de nuevo podrán dirimir su voto entre dos aspirantes: Manuel García, actual teniente de hermano mayor, y Juan José Morillas, un cirio medio verde con amplia experiencia de gobierno en la hermandad.


Un total de 9.144 hermanos, de entre los más de 12.000 inscritos en la nómina, están llamados a las urnas el próximo 22 de noviembre para decidir con sus votos el nombre de la persona que dirigirá los designios de la corporación durante los próximos cuatro años, un cargo el de hermano mayor de la Macarena cuya notoriedad institucional en Sevilla es comparable a la de presidente de un club de fútbol o a la de rector de Universidad.


Manuel García García encabeza la lista interna en estos comicios, si bien, oficialmente, no podrá contar con el apoyo explícito de la junta saliente al suprimirse en la última modificación de reglas el concepto de “candidatura orientativa”.


Juan José Morillas, por su parte, está dispuesto a hacer historia porque ni los más viejos del lugar recuerdan la victoria de un candidato no oficialista en los comicios macarenos.
Uno apuesta por continuar la excelente labor realizada por la junta saliente durante los últimos ocho años. El otro pretende aportar una nueva orientación para el gobierno de la hermandad basada en un acercamiento a los hermanos.

Manuel García debe a su madre, Esperanza, el privilegio de contar con el número 16 de hermano. El actual teniente de hermano mayor lleva como mano derecha a Álvaro García-Carranza, quien ya ejerció como tal en el primer mandato de Ruiz Cárdenas. Concejal del Ayuntamiento de Sevilla entre 1983 y 1999, García apuesta por dar continuidad a la senda recorrida por la hermandad durante los últimos ocho años, a su juicio, una de las mejores etapas de la historia reciente de la corporación. “Mi programa –dice– estará basado en lo que dicen las Reglas: culto, formación y caridad”, faceta la de la asistencia social en la que se han invertido 180.000 euros en el último año. Uno de sus objetivos principales consiste en reformar la casa de hermandad para adaptarla a los tiempos actuales, pero siempre y cuando la financiación esté asegurada, ya que no piensa pedir ni un solo euro a los hermanos. Disfrura coordinando el proyecto de los hermanos veteranos, que hace posible que los abuelos puedan asistir a los cultos gracias a un grupo de voluntarios. Con respecto a la organización de la cofradía, este antiguo industrial del mercado de la Encarnación no cree necesario abordar grandes cambios. Más bien, “ampliar el patrimonio de la hermandad y restaurar lo poquito que haya quedado sin renovarse”. “La Virgen –dice– sale para que la vea el pueblo de Sevilla y ese día son muchas las criaturas que se tiran a la calle para contemplarla”. 

Juan José Morillas, por su parte, se presenta a hermano mayor porque desea aportar una nueva orientación al gobierno de la hermandad basada, fundamentalmente, en un mayor acercamiento a los hermanos y a las demás hermandades sevillanas. Bajo el brazo, este profesor de Latín y Griego trae un ambicioso programa en el que sobresale la creación de una obra social propia ubicada en el barrio, como es el establecimiento de un centro de acogida de familiares de enfermos del Hospital Virgen Macarena. Con las miras puestas en el 50 aniversario de la coronación de la dolorosa, pretende crear asimismo una residencia para los hermanos ancianos. Entre los componentes de su candidatura lleva a la primera mujer que se sentaría en la mesa de gobierno de la hermandad, Mari Carmen Prieto. Otra de sus propuestas más llamativas consiste en convertir a la Basílica Macarena en centro de peregrinación nacional. Propondrá la supresión de la exclusividad de los costaleros, limitándola a Miércoles y Jueves Santo. Ex delegado del Sábado Santo en el Consejo de Cofradías, Morillas propone además una revisión y modificación de los itinerarios de la cofradía para aliviar, en lo posible, la dura penitencia de los hermanos nazarenos, especialmente a la vuelta. Hermano desde el año 1966, fundador y primer presidente de la juventud macarena en 1971, y miembro de la junta de gobierno durante ocho años, ocupa en la actualidad en la cofradía el tramo de cirios medio verdes.

  • 1