miércoles, 24 abril 2019
15:03
, última actualización
Cultura

Caras nuevas en tres carteras claves de la Consejería de Cultura

El consejero de Cultura Paulino Plata ficha a una doctora en Historia de Granada para llevar los Bienes Culturales andaluces, a una doctora en Filología Clásica también de Granada para liderar los Museos y la promoción del arte en la comunidad, y a un ex delegado provincial de Innovación y Empleo para remozar las Industrias Culturales. 

el 20 abr 2010 / 12:00 h.

Consumatum est. Tal como avanzó El Correo el pasado sábado, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía procedió ayer a dar carta de oficilidad a las destituciones de tres de los cuatro directores generales de la Consejería de Cultura que ahora lidera Paulino Plata en sustitución de su paisana Rosa Torres.

La única dirección general que no se tocará será la del Libro, Archivos y Bibliotecas, que seguirá en manos de la cordobesa Rafaela Valenzuela.

Las otras tres ya tienen nuevos rostros, a saber: en Bienes Culturales recala Margarita Sánchez Romero, nacida en Madrid pero criada en Granada, donde es doctora en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras.

Hasta ahora ha sido profesora de Prehistoria y Arqueología, así como directora del Instituto Universitario de Estudios de la Mujer, lo que da una buena idea de su talante feminista, que la ha llevado a especializarse en el estudio de las identidades de género y edad en las sociedades prehistóricas.

La suya es una cartera extensa y compleja por cuanto que Andalucía es una comunidad tan rica en monumentos como necesitada de constantes rehabilitaciones, y la mayoría de las veces estas costosas intervenciones no competen estrictamente a la Junta, sino a sus propietarios legales, aunque sí sea Cultura, por ley, su tuteladora y por tanto la garante de su buena conservación.

Otro de los caballos de batalla que deberá afrontar será la pugna abierta con el colectivo de arqueólogos, a los que no les gusta el Reglamento de Actividades Arqueológicas porque lo consideran lento, farragoso y limitador de las excavaciones en el día a día, lo que en tiempos de crisis está causando serios problemas a los profesionales.

Museos. Inmaculada López Calahorro (Granada, 1978) llega a otra cartera compleja, la de Museos y Promoción del Arte. Se la encuentra con varias patatas calientes de esas históricas prácticamente resueltas, caso de la ampliación del Museo de Bellas Artes de Sevilla y la rehabilitación integral del Arqueológico.

Ambas macroobras se hallan ya en vías de financiación por cuenta de su titular, el Estado -algo para lo que ha peleado lo suyo el director general saliente, Pablo Suárez-.

Por otro lado, como adenda, a Museos vuelve la gestión de los Monumentos y Conjuntos Arqueológicos, hasta ahora residenciados en Bienes Culturales.

López Calahorro es doctora en Filología Clásica por la Universidad de Granada y actualmente trabajaba en el Centro Cultural CajaGranada.

En cuanto a experiencia política, fue concejal del Ayuntamiento de Peligros (Granada), diputada de Cultura de la Diputación granadina y ha sido jefa de servicio de Ordenación Educativa en la Delegación Provincial de Educación de su ciudad, por lo que se debe conocer bien los resortes de la Administración. Asimismo, ha estudiado sobre las relaciones de Ayala y Carpentier con el mundo clásico.

Industrias culturales. El tercer cambio y de momento el último -la semana próxima se espera que el consejero Paulino Plata revise con qué delegados provinciales se queda- llega en la Dirección General de Innovación e Industrias Culturales.

A Ana Navarro le releva el cordobés Andrés Luque García (Adamuz, 1964), licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por Granada y, entre otros cargos, ex delegado provincial de Innovación, Ciencia y Empresa y de la de Empleo y Desarrollo Tecnológico.

Entre los cometidos de esta cartera se halla, como principal novedad, la promoción de la innovación tanto en el sector productivo de las industrias culturales como en el de la gestión cultural, un asunto delicado por cuanto que se quiere desterrar la idea de simple otorgadora de subvenciones.


  • 1