Local

Cariño familiar para niños que viajan hacia la salud

Infancia Solidaria trae a pequeños de países en desarrollo para ser intervenidos en el SAS

el 04 nov 2012 / 20:19 h.

TAGS:

"¡Difundid por favor, es urgente, necesitamos familia de acogida en Sevilla para un bebé de Guinea Bissau que necesita ser operado en el Virgen del Rocío!" Es el mensaje que hace unos días lanzaron los voluntarios de la ONG Infancia Solidaria a través de las redes sociales, su blog y los contactos personales. Y es el mensaje que una amiga de su hermana, que vive en Madrid, envió a Encarna para que lo difundiera entre sus conocidos. Al leerlo, Encarna no se lo pensó. "¿Por qué van a poder otras personas y yo no? ¿Por qué voy a reenviarlo?".

Fue así como Idulcilina, de 4 meses, que en quince días viajará con su madre a Sevilla para ser operada de su hidrocefalia, encontró el hogar en el que recuperarse durante los tres o cuatro meses necesarios antes de volver a su país. Y otras cinco familias más contactaron con la ONG para mostrar su disposición a hacer lo propio con otros niños.

Infancia Solidaria es una ONG dedicada a traer a niños enfermos de países en desarrollo para ser operados en España. Colaboran con ella las Consejerías de Salud de Madrid, Valencia, Cataluña y Andalucía. En el caso de Andalucía, las operaciones se realizan en el Virgen del Rocío (especializado en hidrocefalias e implantes de oídos), el Reina Sofía de Córdoba (donde se tratan sobre todo las cardiopatías) y el Carlos Haya de Málaga (también hidrocefalia). Este año han sido operados cinco niños en ellos (24 en toda España) -dos en el Virgen del Rocío- y otros cinco lo harán próximamente, entre ellos Idulcilina.

La ONG, con los fondos recaudados de los socios, donaciones y acciones benéficas, se encarga de sufragar el viaje. Los costes sanitarios son asumidos por los hospitales y las familias de acogida se encargan de la manutención durante la estancia y de acompañar a las madres y los pequeños -siempre viajan juntos- en todo el proceso. El único requisito es que tengan sitio en casa.Encarna ya está habilitando los cuartos de sus dos hijas mayores, que estudian fuera, para la madre y el bebé. "Estamos pidiendo a conocidos la cuna, la bañera...".

Toda la familia apoyó su decisión de inmediato y quiere colaborar. "Solo el pequeño, de 8 años, elude el tema pero seguro que cuando estén aquí será muy cariñoso", relata. Encarna no conocía la ONG ni su labor y cree que esa es la causa de que no haya más familias dispuestas. "Yo creo que cualquier persona que reciba ese llamamiento y sus circunstancias se lo permitan, lo va a hacer. De hecho aparecieron más familias, o sea que la gente está dispuesta", subraya. Afirma estar "ilusionada" e inquieta porque "sientes responsabilidad, quieres hacerlo muy bien, sabes que vienen de una cultura distinta, a instalarse con una familia desconocida, quiero que se sientan bien", dice.

En el trabajo ha guardado días libres para cuando lleguen, este año no viajará en Navidades pero "no nos importa" y ya se ha buscado traductores en internet de portugués para intentar comunicarse con la madre y ayudarla en las visitas al médico. Aunque este caso ya está resuelto, el coordinador de Infancia Solidaria para Andalucía, Ángel Parejo, quiere aprovechar para difundir la labor de la ONG y hacer un llamamiento a las familias que estén dispuestas a acoger a estos niños, que van trayendo para operarse conforme logran fondos. Él mismo ha acogido ya a varios, la última Husna, de 10 años, que vino en julio para tratarse una cardiopatía en el Reina Sofía y ha estado en su casa hasta hace unas semanas. "No pudieron operarla porque se ha cogido muy tarde pero le han puesto un tratamiento de por vida. En verano queremos traerla y a ver si se puede quedar a estudiar con una beca o algo porque es listísima", presume. En breve se hará cargo de un niño de 4 años de Honduras. En Málaga también esperan otros dos.

  • 1