Cáritas culpa al plan de exclusión de “destruir empleo estable”

La Junta recorta el 90% del presupuesto a la entidad religiosa para planes de empleo. Muchos alcaldes renuncian a la red alimentaria y delegan el dinero a la ONG

el 15 may 2013 / 22:14 h.

El presidente de Cáritas Andalucía, Anselmo Ruíz, y Francisco Domouso, de la diócesis de Jerez. El presidente de Cáritas Andalucía, Anselmo Ruíz, y Francisco Domouso, de la diócesis de Jerez. El año pasado, la Junta retiró a Cáritas el 90% de los fondos para programas de empleo, con los que la entidad religiosa atendió a 7.663 personas. En un año, los recursos que la Junta pasaron de 1,8 millones en 2011 a 110.000 euros en 2012. Meses después, cuando la Consejería de Salud y Bienestar Social anunció un plan de empleo dirigido a ayuntamientos, como parte del ambicioso decreto-ley contra la exclusión social, Cáritas ha reaccionado airada, tildando de “contrasentido” la medida estrella y acusando a la Junta de “duplicar estructuras en vez de amortizar las que ya existen”. “Destinan dinero a un plan para crear empleos de 15 o 90 días, y para ello retiran fondos a entes sociales que ya desempeñaban esa función, destruyendo puestos de trabajo estables en residencias y otros servicios”, dijo el presidente de Cáritas Andalucía, Anselmo Ruiz. La entidad social de la Iglesia Católica tiene 1.135 centros parroquiales en la región. En 2012 contó con un presupuesto para programas de empleo de más de cuatro millones, el 53% de administraciones públicas, y el 47% de recursos propios. Con ese dinero, Cáritas se dedicó a la formación de casi 8.000 personas, de las cuales 1.442 accedieron a un puesto de trabajo, 786 con contrato y el resto en precario (muchas de ellas asistentas). El plan de empleo para los ayuntamientos absorbe un presupuesto de 40 millones, y prevé dar trabajo temporal a 40.000 parados de larga duración. El sueldo mensual es de mil euros, es lo mínimo que puede recibir un consistorio (los más pequeños). Las 15 ciudades andaluzas con más tasa de paro podrán hacer casi 1.300 contratos mensuales de media. La dirección de Cáritas ha transmitido directamente a la consejera María Jesús Montero que su plan estrella no hace más que descoser un roto para tapar otro, y “sólo provisionalmente”. Ruiz desató ayer su indignación contra el decreto de exclusión social, porque la Junta no ha consultado a las entidades sociales que se dedican a la lucha contra la pobreza, y que ahora mismo se encuentran asfixiadas por los retrasos en los pagos de Bienestar Social. “Instituciones pequeñas que hacen parte del trabajo de la Administración pública no pueden sobrevivir a cuatro meses de impagos. Arrastran deudas de 800.000 euros y los bancos ya no dan más margen”, subrayó Ruíz, que ejemplificó con el reciente cierre de un hogar de ancianos en Huelva (63 despidos). El decreto también contempla que las ONGs ayuden en la Red Solidaria y de Garantía Alimentaria de Andalucía a través de los ayuntamientos, pero Cáritas, como parte de la Mesa del Tercer Sector, se mostró ayer rotundamente en contra: “Cáritas no es un centro de reparto. Una administración tiene que generar derechos y oportunidades, no redes alimentarias”, dijo Ruiz. La entidad asegura que “muchos alcaldes” se han apuntado a recibir fondos de la red alimentaria para luego derivarlos a Cáritas, porque “no saben cómo gestionarlo”.

  • 1