Local

Los últimos de los últimos

Cáritas llama la atención sobre el incremento de personas jóvenes y familias enteras que viven en naves ocupadas o casas abandonadas, “nuevas realidades” que se están detectando entre el colectivo de los sin techo

el 19 nov 2013 / 15:37 h.

TAGS:

sin-hogarSon “los últimos de los últimos” en la pirámide social. Cada vez son más los jóvenes que se ven empujados a vivir a la intemperie y además es una situación que empieza a afectar a parejas y familias enteras que malviven en naves ocupadas, casas abandonadas y obras sin concluir. Éstas son las nuevas realidades de los sin techo en Sevilla, un colectivo de atención prioritaria para Cáritas, organización de la Iglesia Católica que el próximo domingo celebra el Día de las Personas sin Hogar bajo el lema Nadie sin salud. Nadie sin hogar. Aunque en Andalucía se ha tratado de paliar los efectos negativos de la reforma sanitaria, desde Cáritas se denuncia que “existen dificultades para acceder a los servicios de atención primaria si no existe cotización a la Seguridad Social y no existe una respuesta ágil de los recursos públicos especializados para las personas con problemas de salud mental, adicciones o ambas patologías”. La secretaria general de Cáritas Diocesana de Sevilla, Auxiliadora González, criticó ayer en rueda de prensa la “falta de coordinación entre los recursos sanitarios y los sociales” y lamentó que “tras el tratamiento hospitalario a veces se dan altas a personas que todavía están convalecientes, como le ocurriera hace un mes a un joven polaco”. En toda Andalucía Cáritas invirtió en 2012 casi 3,4 millones de euros en sus programas para personas sin hogar (el 60% procede de fondos públicos y el 40% restante de fondos propios y entidades privadas) y se atendieron a más de 5.000 personas. El perfil de los atendidos es el de una persona con una edad media de 40 años y su esperanza de vida es 25 años inferior a la del resto de la población. Una de cada tres personas sin hogar son españolas, el 30% manifiesta padecer alguna enfermendad crónica, un 17% sufre trastornos mentales, un 38% muestra una dependencia del alcohol y casi un 25% sufre adicción a otras sustancias. Además, la mitad de las personas sin hogar ha sido víctima de algún tipo de delito o agresión, tales como insultos, amenazas, robos y agresiones. Para paliar la situación de las personas sin hogar Cáritas Diocesana de Sevilla pone a disposición de este colectivo dos importante recursos. Uno es el proyecto Levántate y Anda, perteneciente a la cáritas parroquial de San Vicente, que durante el año 2012 atendió diariamente en la calle a una media de 15 personas, con un total de 5.105 actuaciones acumuladas a lo largo del año. Según explicó el nuevo director de Cáritas Diocesana de Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, el 87% de los atendidos fueron hombres frente a un 13% de mujeres, siendo en la mayoría (63%) personas inmigrantes. Sustentado en el trabajo de voluntarios, éste es un proyecto de acompañamiento a las personas que viven en la calle, con objeto de establecer vínculos y acercarlas a los recursos sociales. Recientemente también se ha puesto en marcha un programa similar en la cáritas parroquial de San Sebastián, bautizado como el proyecto Lázaro, que aunque sólo lleva funcionando un par de meses ya atiende a una media de diez personas al día en aquella feligresía del barrio del Porvenir. El otro gran recurso de Cáritas para atender a los sin techo es el proyecto Itinerario de Inclusión, cuyo fin es la recuperación y desarrollo de habilidades y capacidades para que la persona alcance a medio plazo el mayor grado de autonomía posible. Este proyecto se desarrolla fundamentalmente a través del Centro Amigo, un espacio de recuperación personal que puede funcionar como centro de día pero también como lugar de hospedaje permanente para los sin techo mientras se les prepara para su inclusión social. Durante todo el año 2012, a través de este proyecto se atendió a 142 personas, con una edad media de 42  años; el 62% de nacionalidad española, frente a un 38% de extranjeros; el 97% de las personas atendidas carecían de vivienda; el 95% habían roto ya todos los vínculos familiares que le pudiera servir de sostén; y el 97% no disponía de ningún tipo de ingreso económico. En el año 2012, Cáritas Diocesana de Sevilla dedicó a la atención de las personas sin hogar en torno a 1.121.000 euros procedentes de recursos  propios y de las distintas administraciones públicas. En cuanto a  recursos humanos, la delegación sevillana de Cáritas cuenta para la atención a personas sin hogar con 28 profesionales y 110 voluntarios. Para el presidente de Cáritas Regional de Andalucía, Anselmo Ruiz, el establecimiento de una “renta básica” en Andalucía sería vital para luchar contra un fenómeno, el de los sin techo, del que cada vez se habla menos.

  • 1