Local

Carlos de Inglaterra insta a parar la destrucción de los bosques tropicales

El príncipe Carlos de Inglaterra hizo un llamamiento urgente a la salvación de los bosques tropicales e instó a poner fin a la tala de árboles como remedio contra el cambio climático. El príncipe pidió a gobiernos, empresas y consumidores que luchen contra su rápida destrucción.

el 15 sep 2009 / 04:51 h.

TAGS:

El príncipe Carlos de Inglaterra hizo un llamamiento urgente a la salvación de los bosques tropicales e instó a poner fin a la tala de árboles como remedio contra el cambio climático.

En declaraciones al programa "Today" de la BBC, el príncipe afirmó que esas masas verdes son el "sistema de aire acondicionado del planeta" y pidió a gobiernos, empresas y consumidores que luchen contra su rápida destrucción.

Tras calificar de auténtica "locura" que el bosque tropical tenga más valor "muerto que vivo" para los pueblos más pobres de la tierra que viven en ellos, pidió que se busque un mecanismo para recompensarles económicamente a cambio de que suspendan la deforestación.

Los bosques tropicales son objeto de una explotación cada vez más sistemática para la obtención de madera, en beneficio de los cultivos agrícolas y últimamente también para la producción de biocarburantes.

Según un informe británico sobre la economía del cambio climático publicado en el 2006, el llamado informe Stern, la destrucción de la selva tropical arroja a la atmósfera un 18 por ciento adicional de emisiones de dióxido de carbono.

"Cuando se piensa que (los bosques tropicales) emiten cada día 20.000 millones de toneladas de vapor de agua y absorben carbono de modo masivo, se comprende que tienen un valor increíble, además de hacer posibles las precipitaciones lluviosas de las que dependemos todos", explicó el heredero del trono británico.

El príncipe de Gales dijo que hay que encontrar la forma de garantizar que se compensa suficientemente a quienes habitan la selva tropical por "los servicios que ese ecosistema presta al resto del mundo".

"El problema -dijo Carlos de Inglaterra- es que los bosques tropicales albergan a unos 1.400 millones de personas, que están entre las más pobres del mundo".

"Para sobrevivir -añadió- tienen que producir cosas normalmente a expensas del bosque tropical. Por eso tenemos que asegurarnos de que esos bosques tienen más valor vivos que muertos. Por el momento, valen más muertos. Es una locura".

"Suspender la deforestación sería la forma más fácil y barata de contribuir a la batalla contra el cambio climático", dijo el primogénito de Isabel II, para quien no basta con quedarse de brazos cruzados a la espera de disponer de nuevas tecnologías.

Si no se pone fin ya a la deforestación, pronosticó el príncipe Carlos, pronto habrá "muchas más sequías y hambrunas masivas".

  • 1