Deportes

Trámite, derrota y a pensar en Turín

Escudero dio la victoria al Getafe con un gol en la segunda parte.

el 11 may 2014 / 18:07 h.

carlos fernandezEl Sevilla se jugará el quinto puesto de la tabla –da acceso directo a la fase de grupos de la Europa League, lo mismo que el título de campeón en este torneo– frente al Elche, después de caer derrotado este domingo a manos del Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez. Un gol de Escudero en la segunda parte dio los tres puntos al equipo de Cosmin Contra frente a un Sevilla que acabó con cuatro prometedores chavales del filial sobre el césped y dando la cara en este auténtico trámite, porque toda la atención estuvo y está puesta en la final de Turín. El Getafe, jugándose la vida, necesitaba ganar este partido, y lo consiguió, a pesar de que el conjunto de Unai Emery opuso resistencia. Eso sí: fue otro Sevilla, un Sevilla plagado de no habituales, y no el que saltará al Juventus Stadium el próximo miércoles soñando con proclamarse campeón. Basta ver la alineación que presentó Emery para comprobarlo: Javi Varas, Diogo, Fazio, Fernando Navarro, Moi, Jairo, Iborra, Trochowski, Cotán, Marko Marin y Carlos Fernández. Rakitic, Carriço y Alberto Moreno –tiene molestias en un tobillo, según el técnico– se quedaron en la grada. De los once titulares en el Coliseum, tan sólo Fazio tiene asegurada la titularidad en Turín. Navarro jugó de central. Si Vitolo no se recupera a tiempo, el barcelonés podría formar banda izquierda con Alberto Moreno ante el Benfica, aunque este domingo jugó los noventa minutos. Por el momento, habrá que esperar para resolver esta incógnita. Y con esos mimbres jugó el Sevilla en Getafe, apelando a la motivación de futbolistas no habituales que también quieren ser protagonistas en la final de la Europa League. Junto a ellos, una camada de canteranos: Moi, en el lateral izquierdo; Cotán, en el centro del campo; Carlos Fernández, en punta; y Mode, en el lateral diestro, que ocupó en la segunda parte tras sustituir a Diogo. Cuatro jóvenes futbolistas –todos ellos sevillanos, para más señas– que recuerdan que la cantera sigue pisando fuerte. Todos ellos dieron la cara. Despuntó, una vez más, Carlos Fernández. A sus 17 años, el espigado delantero sacó a relucir la clase que atesora: domina la pelota, es rápido, pelea... Una de las grandes esperanzas de la factoria de la carretera de Utrera, con un gran futuro por delante si mantiene esta buena línea de trabajo, en definitiva. Entre él y Marko Marin crearon todo el peligro que el Sevilla generó en la primera parte. O mejor dicho: a lo largo de la tarde, pues tuvo una sola ocasión clara. Su protagonista fue el alemán, con un disparo a la media hora de partido al que Julio César respondió bien con cero a cero en el marcador. Para entonces, con más dominio local que visitante, el Getafe había rozado el gol en un par de ocasiones. La primera, en botas de Lafita, cuyo disparo repelió bien Javi Varas; y la segunda, con Gavilán como protagonista. Su cabezazo tras el saque de una falta lateral se salió desviado por muy poco. Las acciones a balón parado fueron un martirio. Fazio –jugó 53 minutos y luego se fue a descansar– lideró una vez más a la zaga, aunque el argentino no puede defenderlo todo. Nico Pareja ocupó luego su plaza. caligetaTambién tuvo minutos Reyes, quien ocupó el puesto de Marko Marin cuando el Sevilla se difuminaba en ataque y el Getafe presionaba como nunca buscando un triunfo vital para asegurar su permanencia, que no tiene asegurada todavía, pese a ganar. SIN HISTORIA. A medida que avanzaba el cronómetro, el equipo azulón fue comiendo terreno al nervionense. Lacen envió la pelota al travesaño tras un saque de esquina. Era el minuto 62. Ocho más tarde, Escudero se hizo con el balón en la frontal del área y lo cruzó sin que Javi Varas lograse impedirlo. Ciprian pudo aumentar la renta en la recta final del encuentro. El Sevilla, con desventaja en el marcador, desapareció definitivamente. Mientras el Getafe ponía toda la carne en el asador –como diría Juande Ramos– e intentaba amarrar los tres puntos, el equipo de Emery intentaba sin éxito trenzar alguna jugada de ataque. Pero una cosa es el talento y otra estar acertados y tener la suficiente calidad sobre el césped como para poner contra las cuerdas al rival. Era un guión escrito. O prácticamente escrito: el Getafe se la jugaba y no desaprovechó la ocasión de ganar a un Sevilla con los cinco sentidos puestos en Turín y que saca un punto a la Real Sociedad tras esta derrota. De él depende ser quinto. Goal Escudero - Getafe 1-0 Sevilla - 11-05-2014 por Tai-T

  • 1