Cultura

Carlos Fuentes: "Es la parte turbia del alma la que mejor nos retrata"

el 21 may 2010 / 19:38 h.

La corrupción política y el caos social imperante en México envuelven la historia de amor de Adán y Ele, dos seres “fuertes e inteligentes” que viven una relación sin “engaños” y “manipulaciones”. Este árbol “erótico” y “amatorio” es el punto de arranque de la última novela de Carlos Fuentes, Adán en Edén (Alfaguara), con la que el autor mexicano corrobora que las novelas en las que todo sale bien “son aburridas”.

“Es la parte turbia del alma la que mejor nos retrata. No es que miremos todos a los malditos, pero son más interesantes que los buenos”, señaló Carlos Fuentes en una rueda de prensa dominada por preguntas relacionadas con el narcotráfico, la política mexicana y la emigración.

Fuentes no evadió preguntas y presentó sus soluciones a los grandes problemas de México. Así, para el narcotráfico propuso la “despenalización de las drogas” y la creación de un cuerpo secreto especial y legal que pueda combatir a los narcos, “porque la Policía de México está muy corrompida”, advirtió.

Con respecto a la política mexicana y al futuro del país, Fuentes indicó que el sistema actual está en “crisis” y “a punto de desaparecer”, y apuesta por “crear riqueza”, construir puentes y carreteras.

Y como se hablaba de villanos y de héroes, también se le preguntó por el juez Garzón, para quien sólo tuvo palabras de admiración y recordó que en América Latina tiene un “prestigio inimaginable” tras su persecución de Pinochet.

Adán en Edén está protagonizada por Adán Gorozpe, un pobretón estudiante que gracias a un braguetazo con La Reina de la Primavera consigue heredar un imperio empresarial. Adán Góngora es ministro a cargo de la seguridad nacional y se alía con los criminales. A caballo entre la crónica, la ficción, el drama y la comedia, Fuentes construye una deliciosa novela donde se cuela la actualidad mexicana para trazar un mapa del poder, el narcotráfico y la violencia en América.

  • 1