Local

Carmela y Antonio, nuevos ganadores de ‘Pekín Express’

El buen humor y la educación con los ‘lugareños’, las claves del éxito para estos dos malagueños.

el 07 dic 2009 / 19:47 h.

Los ganadores del concurso.

Algo de suerte, educación con los "lugareños" y sentido del humor son las claves que destacan Carmela y Antonio, dos amigos malagueños, "catetos a mucha honra", para alzarse con el triunfo en el programa Pekín Express, desbancando a los grandes favoritos, dos policías madrileños.

Arropados por gritos de "campeones, campeones", Carmela y Antonio celebraron el domingo, con unos 400 paisanos de Fuente de Piedra (Málaga), su periplo ganador por las calles de Bombay (India), final de una aventura que les ha llevado a lo largo de 10.000 kilómetros por China, Nepal e India, atravesando la cordillera del Himalaya.


Casi dos millones de personas (el 10,9% de cuota de pantalla) vieron en Cuatro el final de este reality show donde 10 parejas contaron con un euro al día para alimentarse, mientras el transporte y el alojamiento debían conseguirlo gratis a lo largo de la 12 etapas, repartidas en 45 días de viaje.

Carmela, en una reunión de los ganadores con la prensa, no dudó en resaltar entre las claves de su triunfo "el ser agradecido, educado y cariñoso con los lugareños, aunque no te den nada, porque por lo menos se han parado a escuchar a dos guiris sucios que aparecen en medio de una carretera".

Cuatro presenta a esta joven malagueña y su antiguo novio como "amigos rurales", una condición que les ha granjeado no pocos comentarios en el programa, sobre todo por parte de los grandes favoritos, dos policías municipales de Coslada (Madrid), conocidos como Los Merino, que no tuvieron problema en afirmar que ellos eran los mejor preparados y debían ganar.


Ahora finalistas y ganadores, ya amigos, planean viajar juntos a Vietnam, porque "no somos tan paletos, algo hemos viajado, eso de que no habíamos salido del pueblo lo dijimos para que nos metieran en el programa", explicó Antonio. "Vivimos en un pueblo, y mi familia se dedica a la agricultura -señaló Carmela-, somos catetos, porque la gente de pueblo es así, y no me ofende que lo llamen, soy cateta a mucha honra, porque vivo en un pueblo chico, precioso y con muy buena gente".


Los ganadores de Pekín Express compartirán los 35.000 euros del premio, una cantidad que no les cambia la vida, aunque el verdadero premio para Antonio es la buena marcha de su restaurante, mientras que Carmela anunció que enviará parte de su premio a un orfanato en Nepal.

Ambos coincidieron en señalar como el peor momento su llegada a India, "donde había niños pasándolo mal, leprosos...", recordó Antonio, mientras Carmen confesó que cuando salieron a la ruta ella iba "muy tocada de moral".

De ese estado le sacó el buen humor del malagueño, quien resaltó que son los concursantes que más se han reído". Para él lo más gratificante ha sido "el intercambio de culturas", y para ella, "que la gente sea generosa con alguien que no conoce, aunque una cámara ayude", concluyó.

  • 1