martes, 19 marzo 2019
22:09
, última actualización
Local

Carmona pone en marcha el plan para recuperar el Alcázar de Arriba

Entre piedras y herramientas, un equipo de expertos de la compañía Ánfora, se afana por descubrir todos los secretos que se esconden bajo la tierra del recinto amurallado de Carmona. El grupo está formado por cinco arqueólogos, un geofísico, dos topógrafos y una arquitecta, además de seis peones contratados en el propio municipio. Foto: M.T.

el 15 sep 2009 / 21:27 h.

TAGS:

Entre piedras y herramientas, un equipo de expertos de la compañía Ánfora, se afana por descubrir todos los secretos que se esconden bajo la tierra del recinto amurallado de Carmona. El grupo está formado por cinco arqueólogos, un geofísico, dos topógrafos y una arquitecta, además de seis peones contratados en el propio municipio.

El objetivo de la intervención es establecer un diagnóstico que permita conocer las patologías de los muros y las edificaciones, en vista a su posterior restauración y puesta en valor. Por otro lado, lo que se pretende es elaborar un exhaustivo informe para precisar lo que queda del Alcázar de Arriba, del Palacio de Pedro I y de la fortificación de los Reyes Católicos.

Pese a llevar apenas un mes en la excavación arqueológica, "el trabajo en el Alcázar de Arriba cada día depara una nueva sorpresa", indica la directora de la intervención, Olga Guerrero. De este modo, ya han conseguido desenterrar estructuras primitivas muy bien conservadas, como torres, escaleras y muros del antiguo recinto. Todos estos hallazgos no estaban recogidos en ningún documento por lo cual, "suponen un enorme avance en la investigación de la joya de la corona en cuanto a monumentos sin excavar en Andalucía".

En estos momentos, el equipo se está centrando en tres puntos clave. El primero es la puerta que en un futuro dará acceso al recorrido para el turismo. Esta puerta en su estado original daría paso desde el patio de armas, actual aparcamiento del Parador Nacional de Turismo, al palacio. Otro es la torre situada en el punto más occidental del recinto, que se convertirá en un mirador para que el visitante pueda divisar Carmona desde las alturas. El último punto se encuentra a los pies de la Torre del Homenaje, donde se cree que primitivamente existía una puerta de entrada "de la misma belleza y singularidad", que la conservada en nuestros días, según detalla la responsable de estos trabajos.

  • 1