Carmona sufre tres nuevos incendios en zonas rurales y suma seis en solo un mes

La Finca La Galbosa, junto a dos focos en la Vereda de Sevilla, fueron pasto de las llamas. Se sospecha que alguno pueda ser intencionado

el 02 jul 2014 / 12:34 h.

Columna de humo denso procedente del fuego en la Finca La Galbosa. Foto: E. García Columna de humo denso procedente del fuego en la Finca La Galbosa. Foto: E. García Otra jornada negra de humo de pasto quemado. La ciudad sufrió en la tarde-noche del lunes una de las peores sobremesas de verano en cuanto a incendios se refiere. En total, se localizaron hasta tres focos activos que, si bien no causaron ninguna víctima, produjeron la alarma social en las parcelas colindantes. El más grave de los tres se inició en la Finca La Galbosa, muy cercana a la Dehesa de El Judío, a escasos cuatro kilómetros del núcleo urbano. En un primer momento, se temió que el incendio, que produjo una columna de humo negro muy denso y visible, afectase a una empresa de camiones cercana, vehículos que contenían combustible y que podía provocar una tragedia. No obstante, sobre las 17.30 horas, y según Emergencias 112 de Andalucía, se activaron los avisos por las llamas en dicha finca, que, finalmente, sólo quemó pasto. Al lugar de los hechos, de buen acceso, acudieron efectivos de bomberos de los parques de Carmona, Lora del Río y Alcalá de Guadaíra, así como patrullas de la Policía Local y la Guardia Civil. El fuego quedó controlado y no tuvo que lamentarse ninguna pérdida de valor, a pesar del dispositivo desplegado para el suceso. Pero a la vez que ocurría dicho fuego en La Galbosa, las llamas prendían a lo largo de la Vereda de Sevilla, camino rural que discurre paralelo a la carretera hacia El Viso. El primero de ellos, de baja intensidad, tuvo lugar en los terrenos anexos a la denominada Huerta del Cura, a muy pocos metros de afectar a una vivienda anexa al Polígono Industrial Brenes. El segundo, a cien metros de la gasolinera junto al Centro de Día (El Recreo). Juan Ávila permaneció en contacto directo con el parque de bomberos local que tuvo que actuar en varias zonas para sofocar los mismos. El regidor agradeció la rápida y eficaz actuación de los efectivos locales que “han impedido que estos incendios, la mayoría de ellos consistentes en la quema de pastos y rastrojos, afectarán a viviendas y chalets particulares”, afirmó. En junio, dos zonas urbanas como Huerta Nueva, anexa a la barriada de Villa Rosa y que tardó en extinguirse más de cuatro horas; la falda sur de la Necrópolis, a diez metros escasos del barrio del mismo nombre; así como una zona del escarpe, acabaron carbonizadas. En estos días se están investigando las causas de todos estos incidentes, puesto que se sospecha que algunos de ellos podrían haber sido provocados de manera intencionada.

  • 1