jueves, 17 enero 2019
12:13
, última actualización
Cofradías

Caro Romero firma su testamento de amor platónico al «Dios Madre de la Macarena»

El pregonero del cincuentenario se corta la coleta para pasar a la «reserva macarena». El poeta macareno, como lo definió Robles, hizo amena una exaltación de casi hora y media capaz de arrancar la carcajada y a la vez alguna lagrimita.

el 20 may 2014 / 00:38 h.

TAGS:

Caro Romero se caló las gafas para leer y declamar los pasajes de su pregón. / J. M. Paisano Caro Romero se caló las gafas para leer y declamar los pasajes de su pregón. / J. M. Paisano «Con corona o sin corona/ la Esperanza es Macarena/ y por eso en mayo estrena/ luz de gloria su persona». Con estos versos «el poeta macareno» –como lo definió en su presentación el escritor Paco Robles– iniciaba anoche Joaquín Caro Romero su pregón testamentario al «Dios Madre de la Macarena». ¿Han oído alguna vez referencia tan atrevida y atinada a la vez para sustanciar su indiscutible primacía y Realeza? Porque «en la Macarena –defendió el pregonero– Dios es más Madre que Padre». Un testamento de amor a la Esperanza firmó Caro Romero, que no de otra forma puede describirse la sublime y postrera faena que brindó anoche sobre las tablas del Lope de Vega este poeta después de haberse llevado «más de 50 años escribiéndole cartas de amor platónico» a la que es un «ser vivo, divino y humano, con doble naturaleza». «A partir de ahora me tienes en la reserva», le dijo a la Macarena, cual torero que se corta la coleta. Vestido con un terno azul, con una corbata verde manto de tisú, y con la medalla de la Macarena al cuello, Caro Romero respondió sobradamente a las expectativas que había levantado su designación como pregonero del cincuentenario de la coronación de la Esperanza. Parecía un pregón hecho a su imagen y semejanza y no desaprovechó la oportunidad de salir por la puerta grande con una exaltación enormemente macarena, plena de emotividad, en la que alternó la prosa y el verso (romances, décimas y sonetos), y cargada de recuerdos, anécdotas y vivencias capaces de arrancar alguna carcajada y también de poner el nudo en la garganta. El pregonero del cincuentenario se vanaglorió de ser el único de los tres oradores de la coronación que fue testigo directo de cómo el jefe del Estado se rendía a las plantas de la Macarena aquel 31 de mayo de 1964. “No me lo han contado, lo he vivido”. Y relató cómo conoció a la que hoy es su mujer, Inmaculada Rodríguez Guzmán, la joven interna de las Hermanas de la Cruz que actuó en aquella histórica jornada de madrina de la coronación por delegación de la Compañía. «En un covento encontré/ aquella samaritana/ que me quitaría la sed». El pasaje dedicado a su mujer fue uno de los más aplaudidos de la noche. «La Virgen Macarena/ como Celestina obró/ para que Madre Angelita/ me regalara tu amor». Anécdotas como la que relató del pregonero de la coronación, Antonio Rodríguez Buzón, llevaron la carcajada al teatro. El orador ursaonense tuvo que ver la coronación subido a la fuente de la plaza de la Virgen de los Reyes, lo que dio pie a que alguien le reprochara: «Te está bien empleado Antonio. Tantas veces has repetido eres fuente de ..., eres fuente de..., que la Virgen diría: A éste lo mando yo al agua». Joselito el Gallo, el Pelao, Pepe García, Ricardo Zubiría, Fernando Marmolejo, Muñoz y Pabón... Por el pregón desfilaron numerosos nombres de macarenos que ya están ante la Virgen. No faltaron referencias a la juventud macarena, que «siempre estará a tiempo de conocer la historia hasta cierto punto inamovible, pese a las manipulaciones», ni tampoco a las mujeres macarenas (Juanita Reina, la Reina Victoria Eugencia, Marta la saetera, pero también las que dan los buenos días, las del coro, las camareras...). A ellas les dedicó probablemente el pasaje más emotivo del pregón. “Siempre me han gustado a mí las mujeres macarenas, incluso cuando se visten con la túnica nazarena». Denunció el fariseismo con el que se critica a veces los «gastos tan elevados» que realizan los macarenos para honrar a la Virgen y defendió que «la hermandad de la Macarena siempre da más de lo que recibe. Ahí tenemos el ejemplo de la asistencia social». Se refirió a la transformación sufrida por la hermandad desde 1914, cuando el cortejo lo componían 135 nazarenos, pero aún así advirtió de que «aunque hoy no se ponga el sol en el imperio macareno, mucho cuidado hermanos que ya se puso en Flandes». Un sublime romance, lleno de musicalidad, sobre la presencia el próximo 31 de mayo de la «Virgen jardinera» en el Parque de María Luisa («Todo el Parque se ilumina/ que esta aquí la Macarena»; «Todo el Parque es asunción/ todo es gloria en las glorietas») dio pie a una despedida en la que el pregonero se detuvo en contemplar las manos de la Virgen. «Mi Virgen de la Esperamza/ sólo se parece a Ella/ y sus manos son las manos/ que a Dios en Belén mecieran». Y concluyó: «Cuando me llegue el día/ en que ante Dios comparezca/ tomad Señora mis manos/ que se queden en las vuestras».

  • 1