Local

Carrillo anuncia el derribo del centro comercial de Alcosa para julio

Aunque existe un abismo entre el dinero que ofrece Urbanismo por el centro comercial a medio construir en la Plaza de los Luceros (Alcosa) y lo que piden los dueños, el edil del ramo se aventuró ayer a decir que la demolición parcial será en julio. Los vecinos ya tienen por escrito los compromisos municipales.

el 15 sep 2009 / 01:16 h.

TAGS:

Aunque existe un abismo entre el dinero que ofrece Urbanismo por el centro comercial a medio construir en la Plaza de los Luceros (Alcosa) y lo que piden los dueños, el edil del ramo se aventuró ayer a decir que la demolición parcial será en julio. Los vecinos ya tienen por escrito los compromisos municipales.

Tras una nueva reunión con los vecinos afectados -tienen el esqueleto del centro comercial Nueva Galería a 1,9 metros de sus balcones-, el concejal de Urbanismo, Emilio Carrillo, aseguró que el edificio se demolerá parcialmente (algo viable técnicamente, según los estudios realizados) para que se pueda usar para equipamientos públicos (biblioteca, centro de mayores o cibercentro) y que las obras de derribo empezarán en junio o julio. Eso sí, primero el Ayuntamiento tendrá que llegar a un acuerdo con los propietarios del suelo para cambiar el terreno por otro o recibir una compensación económica. Por ahora, exigen mucho más de lo que el Consistorio está dispuesto a darles. El último recurso sería la expropiación, lo que alargaría el conflicto.

"Las posturas son muy distantes", admitió Carrillo ayer tras la Junta de Gobierno local. El también portavoz municipal, no obstante, confió en que las apuestas se acerquen en unas semanas. Eso sí, no quiso informar sobre las cantidades que se están barajando, "hasta que no haya un acuerdo", apostilló el edil.

Carrillo también anunció que todos los compromisos municipales se entregarán por escrito a los vecinos y que la demolición parcial se consensuará con los afectados, al igual que el uso final del edificio. Los vecinos han pedido al Ayuntamiento que parte de Nueva Galería sea un centro para adultos, lo que el Consistorio analizará, y que los sótanos sean para servicios municipales -como talleres- y no para aparcamientos, extremo que Carrillo aceptó. Sobre las causas de este conflicto, el edil insistió en que todos los departamentos de la Gerencia aplicaron la norma "a rajatabla", que no hubo "errores", si bien indicó que seguirán investigando para saber si ha podido haber "irregularidades o algo extraño", como creen los vecinos, con quienes se negocia la distancia a la que debe quedar el edificio.

Además, el portavoz municipal indicó que no tiene noticias de que el dueño del centro comercial vaya a recurrir la paralización de la obra ante los tribunales: "Los servicios jurídicos del Ayuntamiento están muy tranquilos", sentenció.

  • 1