Local

Carrusel bursátil

el 11 ago 2011 / 20:40 h.

TAGS:

Lo de ayer en las bolsas fue un auténtico carrusel, fuertes bajadas, fuertes subidas, volatilidad y especulación al máximo en un contexto económico y financiero en el que cualquier dato -o rumor- se magnifica.
La bolsa española cerró la sesión de ayer con una fuerte subida del 3,56%, la segunda mayor del año, que situó al Íbex 35 en la cota de los 8.249,4 puntos. El selectivo logró romper la senda bajista de las nueve jornadas anteriores y mitigó el fuerte recorte del mes de agosto, que se sitúa en el 14,3%. Un agosto para olvidar.

El jueves también se caracterizó por una elevada volatilidad. Tras el desplome del miércoles, el Íbex abrió con el 3% de subida y por encima de los 8.000 enteros, pero se desplomó a partir de mediodía hasta la cota de los 7.700 puntos.
La inestabilidad y las dudas que aún persisten sobre Francia pesaron durante la primera parte del día, si bien la apertura alcista de Wall Street y la revalorización de los bancos impulsaron finalmente al selectivo, en una nueva sesión de infarto.

Todos los valores del índice cerraron en positivo. El mayor avance fue para Ferrovial (+5,9%), seguido de Indra (+5,75%) y Sacyr Vallehermoso (+5,56%). Repsol se apuntó un 3,19% y Telefónica, un 3%. Curiosamente, la operadora registró importantes ganancias a pesar de la rebaja de su nota en un peldaño por parte de la agencia internacional de medición del riesgo Standard and Poor's.

S&P redujo en un escalón el rating, desde A- hasta BBB+ (de un notable alto al notable bajo) con perspectiva "estable", después de que la agencia haya revisado a la baja sus propias previsiones de crecimiento para la compañía que preside César Alierta como consecuencia de los desafíos a los que se enfrenta en el mercado español, donde aflora una caída de ingresos.
A través de una nota, S&P también subrayó que se han incrementado los riesgos regulatorios en algunos mercados de América Latina, y prevé que este grupo de telecomunicaciones continúe con su agresiva política de distribución de dividendos. Debido a estos factores, la firma considera que la deuda de la compañía española no se reducirá según las previsiones iniciales.

De vuelta a la bolsa, y ya en el terreno de los bancos, el Sabadell lideró los avances (4,1%), por delante de BBVA (4,06%), Bankinter (3,54%), Santander (3,2%) y el Popular (2,15%).
El resto de bancos europeos, que el miércoles sufrieron un severo castigo por parte de los inversores, también acabaron el día con grandes ganancias, incluido Société Généralé, la entidad europea que más cayó.

Así, Crédit Agricóle subió en París un 5,14%, seguido de Societé Genérale, con el 3,7%. En Londres, Barclays repuntó el 8%, mientras que HSBC se anotó una revalorización del 3,80%. En Fráncfort, Commerbank se apuntó un 6,3% y Deutsche Bank, un 1,2%. En Milán, Intesa San Paolo registó un 6,71% al alza, seguido de Banca Popolare (4,42%), B. M. Paschi (3,91%), Ubibanca (3,53%) y Unicredito (3,41%).
Y el resto de los principales indicadores europeos también experimentaron ganancias ayer, aunque Madrid fue la plaza del Viejo Continente que registró la mayor subida junto a Milán, que repuntó un 4%.

El Dax alemán, por su parte, avanzó al acabar la sesión el 3,28%, el Ftse de Londres, un 3,1%, el Cac 40 parisino, un 2,89%, y el PSI-20 de Lisboa, el 1,72%. Al cierre de los mercados europeos Wall Street también se anotaba una avance superior al 2%. Todo el mundo respiraba.

El euro ganó posiciones frente al dólar. A media sesión el cambio entre las dos monedas quedó fijado en 1,4233 unidades.
buscando razones. El empuje de la banca tuvo dos razones principales. Por un lado, que los precios de sus acciones comenzaban a estar atractivos para los inversores. Y por otro, se constató que los rumores sobre la salud de algunas de las principales entidades financieras de Francia se disiparon.

Pero también se debe tener en cuenta que el Banco Central Europeo (BCE) prestó ayer a los bancos de la Zona Euro 4.058 millones de euros a través de su facilidad marginal de crédito, la ventanilla que proporciona liquidez de "emergencia" a las entidades al 2,250% de interés, frente al 1,5% fijado por el instituto emisor para sus habituales operaciones para suministrar liquidez a la banca.

De hecho, el recurso de las entidades europeas a los préstamos de urgencia del BCE en la jornada de ayer, coincidiendo con el desplome de las acciones bancarias y el hundimiento de las bolsas, contrastó con los 147 millones solicitados el día anterior y supone, asimismo, la cifra más alta pedida por la banca europea en los últimos tres meses.
Y el tiempo también influye. Hay que recordar, en este sentido, que es agosto y, debido a las vacaciones, existe menos volumen de dinero en circulación, siendo un campo de cultivo para los movimientos especulativos.
salud económica. Mientras, sol y sombra en las previsiones económicas del BCE. Y cada cual las interpretó a su manera.

La economía de la Zona Euro crecerá el 1,9% en 2011, lo que supone una expansión dos décimas por encima de la pronosticada anteriormente. Sin embargo, la entidad presidida por Jean-Claude Trichet advierte de que en la segunda mitad del año se registrará una "desaceleración" del crecimiento del PIB para esta área.
Los expertos consultados por el BCE estiman que este freno se justifica por la moderada expansión de la demanda mundial, el endurecimiento de la política fiscal (recortes para cumplir los objetivos de déficits estatales) y a los efectos de la subida de los precios de las materias primas (petróleo y alimentos).

Destacan entre las principales amenazas para estas perspectivas "un posible impacto mayor de lo esperado de las medidas de austeridad y endurecimiento de la política fiscal, especialmente en los países de la Zona del Euro con dificultades fiscales.
Los analistas advirtieron también de los riesgos derivados de la posibilidad de nuevas subidas de los precios del petróleo, una desaceleración del crecimiento en las economías de los países emergentes y en Estados Unidos o la posibilidad de que las condiciones de financiación se tornen más restrictivas.
prima de riesgo. Y en un día de pánico y euforia mezclados como el de ayer en las bolsas, pasó desapercibida la prima de riesgo de la deuda española. ".

Así, el diferencial exigido a los bonos españoles frente a los alemanes, la conocida prima de riesgo, bajó, y cuanto más baja, mejor, menos intereses a pagar por el Estado español.
En concreto, ese diferencial se redujo ayer en 14 puntos básicos hasta los 269 puntos. La italiana hizo lo propio y se redujo en 17 hasta los 27, acortándose, por tanto, las distancias con España tras adelantarla el pasado viernes-. También mejoraron los diferenciales para las deudas de Bélgica o Francia, mientras empeoraron para los rescatados Grecia, Irlanda y Portugal.

  • 1