Local

Carta remitida por Álvarez-Cascos a la dirección del PP

el 01 ene 2011 / 17:08 h.

TAGS:

D. Mariano Rajoy

Partido Popular

C/ Génova, 13  

MADRID

Señor Presidente:

A través de esta carta te comunico mi baja como afiliado en el  Partido Popular, al no recibir el amparo solicitado reiteradamente al  órgano competente ante los menosprecios, descalificaciones e insultos  que me dirigieron otros militantes, cobijados en el membrete oficial  del Partido Popular de Asturias, impunemente, sin otro pretexto que  el de haber manifestado mi disponibilidad para encabezar la  candidatura a las próximas elecciones autonómicas.

Puntualmente he ido remitiendo al Comité Nacional de Derechos y  Garantías, con copia personal a ti como Presidente, mis cartas de  denuncia (Documentos 3, 4 ,5 y 6) sobre el contenido de las Notas y  las Circulares del PP de Asturias, así como sobre las declaraciones  públicas realizadas por ciertas personas con cargo institucional de  diputado, eurodiputado o alcalde. No solo no obtuve amparo alguno por  parte de esa dirección nacional o del citado Comité, como he  solicitado formalmente y he reclamado públicamente, sino que los  autores de los comportamientos denunciados acaban de ser legitimados  por ti y recompensados con el nombramiento que reclamaban, lo que no  tiene precedentes --que yo recuerde-- en la historia del partido.

Dejo el Partido Popular después de treinta y cuatro años de  militancia ininterrumpida, por razones de dignidad personal. La  decisión es firme y las circunstancias que la justifican las conoces  sobradamente. En mi última nota manuscrita del 27 de octubre te  indiqué que, en mi opinión, la política requiere dosis muy elevadas  de paciencia y de flexibilidad, pero el repecto a las normas de  educación y de civismo en cualquier organización no son negociables,  especialmente dentro de un partido que tiene en el respeto a las  personas una de sus señas de identidad más característica, tal como  expresan los artículos 2 y 7 de los Estatutos.

La degradación de la convivencia dentro del Partido Popular de  Asturias, al igual que la de otras facetas de la actividad interna y  externa del partido, viene de lejos. Por eso hace seis años que me  "exilié" voluntariamente en la organización del Partido Popular de  Madrid, como muestra de rechazo a las inadmisibles acusaciones sin  sanción (Documento 1) que sufrió públicamente la que fuera Delegada  del Gobierno en Asturias, procedentes de la Junta Local de Gijón.  Aquellas calumnias no fueron sancionadas y la veda quedó levantada,  como hace dos años se volvió a demostrar (Documento 2) con el  Presidente Regional, públicamente menospreciado por el alcalde de  Oviedo, también sin sanción, en vísperas de unas elecciones generales  cuya lista encabezó, de cuyo resultado en Asturias te hago gracia.

Este es el escenario en el que se desarrolló entre los meses de  julio y octubre pasados la campaña de descalificaciones, menosprecios  e insultos personales --tales como "galáctico", "sexagenario" o  "terrorista callejero"-- que recibí como respuesta por solicitar un  cambio profundo en la organización del Partido Popular de Asturias, y  por haber ofrecido mi disponibilidad a aceptar la candidatura en las  próximas elecciones autonómicas.

Todo ello no hubiera sido posible sin el consentimiento expreso,  cuando no la complicidad, de la dirección general del partido que  presides, a quien correspondía con oficio atajar estas conductas y  velar por el cumplimiento de los Estatutos en todos los ámbitos de la  organización. Las cartas enviadas por mí al Comité Nacional de  Garantías y Derechos, que te vuelvo a adjuntar, confirman que tampoco  a instancia de parte habéis cumplido y hecho cumplir los Estatutos,  como eran deber y obligación ineludibles de la dirección nacional, y  tuyas especialmente como Presidente, generándome una indefensión  incompatible con una militancia digna en el partido.

Más allá de amarguras inherentes a una decisión tan difícil como  dolorosa, siento que mi deber me obliga a dar este paso para hacer  las paces con mi propia dignidad personal.

Con todo respeto,

Francisco Alvarez-Cascos Fernández

PD. Adjunto copia de esta carta, a los efectos pertinentes de  tramitar la baja, a la Presidenta del PP de Madrid, y al Presidente  del Distrito de Chamberí al que estoy adscrito.

  • 1