sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Casas lleva hoy una ponencia más permisiva con el Estatut

El borrador de la presidenta del TC será la séptima que se debata.

el 09 jun 2010 / 19:04 h.

TAGS:

La ponencia de sentencia que la presidenta del Tribunal Constitucional (TC), María Emilia Casas, realizará hoy del Estatut catalán -recurrido hace más de tres años- a los miembros del órgano que dirige para su votación no modifica sustancialmente a la presentada hace tan sólo unas semanas por la magistrada Elisa Pérez-Vera, que fue tumbada por seis votos a cuatro a pesar de que anulaba varios de los preceptos de la norma catalana.

El texto, que será el séptimo que se debata sobre el texto catalán recurrido en el Alto Tribunal, podría incluir la declaración de inconstitucionalidad de 15 artículos, mientras que otros 20 podrían ser sometidos a interpretación.

La presidenta del Alto Tribunal optó por hacerse cargo de la ponencia sobre la sentencia del Estatut el pasado 19 de mayo, después de que el anterior ponente, el vicepresidente de este órgano y magistrado del bloque conservador, Guillermo Jiménez, retirara el texto -más restrictivo- que había elaborado antes de someterlo a votación. Ese día, y tras casi cuatro horas de debates, el Pleno del Tribunal Constitucional no llegó a votar el texto de Jiménez porque el magistrado optó por retirarlo ante la falta de apoyos mostrado por la gran mayoría de sus compañeros. Su borrador preveía la declaración de inconstitucionalidad de una veintena de preceptos y la interpretación de otros tantos, además de criticar duramente el empleo del término "nación" en el Preámbulo de la norma.

Por este motivo, la presidenta Casas asumió la nueva redacción del texto sobre la constitucionalidad del Estatut con el fin de desatascar la situación creada tras el fracaso de los intentos anteriores para lograr una sentencia sobre el texto. El primer borrador, el elaborado por la magistrada Elisa Pérez-Vera, fue rechazado el pasado 16 de abril por seis votos contra cuatro pese a sufrir hasta cuatro modificaciones desde su redacción inicial, mientras que el segundo ni siquiera fue sometido formalmente a consideración.

Además, y si no se alcanzara el consenso necesario para que el Alto Tribunal falle definitivamente, la presidenta del Tribunal Constitucional estaría dispuesta a votar artículo por artículo con tal de lograr de una vez una sentencia antes del próximo verano, según manifestó ella misma la semana pasada a un grupo de periodistas.

La fuerte división en bloques de los diez magistrados que discuten sobre el Estatut -queda fuera Pablo Pérez-Tremps, recurrido por el Partido Popular, y hay una plaza vacante tras el fallecimiento de Roberto García Calvo-, permite pronosticar una gran dificultad para alcanzar un acuerdo definitivo que ponga fin a la tortuosa evolución que el recurso del Partido Popular ha tenido en el tribunal de garantías.

  • 1