miércoles, 20 febrero 2019
14:23
, última actualización
Local

Casi 23.000 trabajadores convalidarán su experiencia por un título

Empleo prevé que este año se acrediten los primeros para poder ‘reengancharse’ a la FP

el 16 jun 2010 / 19:44 h.

TAGS:

El Servicio Andaluz de Empleo prevé que 22.900 trabajadores obtengan este año un certificado de profesionalidad, una especie de minitítulo académico que sirve para dos cosas: primero les reconoce con un título oficial la experiencia profesional que han adquirido durante años, y segundo les abre la puerta para acceder desde ahí a la FP reglada y reengancharse al sistema educativo.

El pleno del Consejo Andaluz de Formación Profesional, presidido por los consejeros de Educación y Empleo, se reunió ayer por primera vez desde 2007. Los continuos cambios políticos en ambos departamentos han tenido paralizado el II Plan Andaluz de FP, que se empezó a diseñar hace tres años, y cuyas líneas directrices están incluidas en el VII Acuerdo de Concertación Social, aprobado al final del año pasado.

El punto de partida de la nueva FP es la fusión entre las políticas activas de empleo y la FP reglada, creando pasarelas entre ambos sistemas para que los parados o empleados en activo convaliden su experiencia profesional por títulos académicos, y que la suma de esos minitítulos les termine por dar un título oficial de FP, o al menos les ayude a convalidar el mayor número de asignaturas posibles en un ciclo de FP de grado medio o de grado superior. Pero ese es el último paso. Para que ocurra todavía la Consejería de Educación tiene que aprobar un decreto que regule la acreditación de las competencias profesionales (la experiencia) y su equivalencia con la FP. "Para que aquellas personas que tienen experiencia laboral puedan obtener una titulación que les abra unas expectativas de empleo más eficientes que la que tienen ahora", explicó ayer el consejero Francisco Álvarez de la Chica a Europa Press.

La estructura de la FP es parecida a la de una cebolla, está compuesta por capas. La primera capa consiste en crear la cualificación profesional: la administración reconoce que saber hacer algo (por ejemplo tunear un coche) es una profesión. Después se regula y se crean niveles de cualificación, porque los habrá que tuneen mejor y peor.
La siguiente capa es el certificado de profesionalidad, que es un título que expide Empleo y reconoce oficialmente ese saber hacer. Ahora mismo, advierte UGT, "no hay ningún trabajador andaluz que tenga un certificado expedido en su poder". Los 23.000 trabajadores que dijo ayer Manuel Recio, titular de Empleo, es una previsión, pero ahora no les servirá de mucho ese título porque falta por construir el puente que une trabajo y formación académica. Ésa es la última capa: el título que debe expedir Educación para reconocer la experiencia. Para ello, primero hay que regular la equivalencia entre años de trabajo y asignaturas o módulos de FP. Por ahora, un trabajador no puede saber cuánto le convalidarán si quiere meterse en un ciclo de FP.

Esa unión entre FP y FPO se aplica de forma experimental en dos institutos andaluces (los primeros centros integrados de FP de Cádiz y Granada), donde se imparten ambas formaciones, y el año que viene se extenderá a todas las provincias andaluzas. Empleo también anunció ayer que se creará un aula virtual que sirva de teleformación de FP para parados o trabajadores en activo.

  • 1