Local

Casi la mitad de las viviendas de Sevilla no ha pasado la inspección técnica obligatoria

Técnicos de Urbanismo avisan de que en la Barzola, Torreblanca, Los Pajaritos y las Tres Mil hay problemas de seguridad por el mal estado de los forjados.

el 02 abr 2014 / 23:23 h.

TAGS:

Pedro Sánchez y Daniel Valdivieso, subjefe y jefe del Servicio de Conservación de la Gerencia de Urbanismo, ayer. / Pepo Herrera Pedro Sánchez y Daniel Valdivieso, subjefe y jefe del Servicio de Conservación de la Gerencia de Urbanismo, ayer. / Pepo Herrera

El 25 de mayo de 2000 el Ayuntamiento aprobó la ordenanza sobre Inspección Técnica de Edificaciones (ITE), la ITV de los edificios, para que los ciudadanos asumieran la cultura del mantenimiento y la conservación y, catorce años después, el 57,71% de los inmuebles ya pasó su inspección, frente al 42% que no lo hizo, a la espera de lo que depare el cierre del último plazo: el 6 de julio de este año para el caserío construido desde 1980 a 1994, un total de 12.700 edificios, de los que un 30% (3.813) ya presentó su informe.

Ante la cercanía de este nuevo plazo, el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación organizó ayer una jornada sobre la Inspección Técnica de Edificios en la que el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, ofreció estos datos para asegurar que este nivel de cumplimiento pone de manifiesto que «este deber está plenamente asumido por toda la sociedad».

Sin embargo, aún resta mucho por hacer y, como los técnicos apuntan, el caserío tiene serios problemas a resolver, para lo que la crisis económica no ayuda. Las dificultades económicas de las comunidades de vecinos y de los propietarios han lastrado las ITE, que requieren un desembolso importante. Además de pagar la tasa a Urbanismo y el propio informe (entre 450 a 600 euros para un bloque de doce pisos), los vecinos se puedan enfrentar al pago de las obras necesarias. Y la crisis no solo afectó a los propietarios, sino también a los profesionales.

El vicepresidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, Juan Castro, aseguró que no hay baremos porque la ley de competencia lo prohíbe y que la falta de trabajo hizo que los precios hayan bajado «incluso por debajo del coste», lo que podría repercutir en la calidad de los trabajos. «Por eso se pretenden cambios en la normativa para que haya más requerimientos técnicos, más garantías», apostilló.

Además, se intentará regular los plazos para ejecutar las medidas que se recojan en los informes y, sobre todo, para que el papel de la Inspección Técnica de los Edificios vaya más allá que la simple salvaguarda de las condiciones de seguridad, salubridad y ornato, abordando la evaluación de las condiciones básicas de accesibilidad universal y de sostenibilidad y eficacia energética. Así se adaptaría a la Ley 8/2013, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, según Vílchez.

Eso sí, los técnicos avisan de que «hay que establecer prioridades». Daniel Valdivieso, jefe del Servicio de Conservación de la Gerencia de Urbanismo, advirtió de que los problemas que encuentran no tienen nada que ver con la eficiencia energética o la accesibilidad, «porque las obras que se hacen subsidiariamente son por cuestiones de seguridad». «La Barzola, Torreblanca, parte de Los Pajaritos y las Tres Mil Viviendas y otros muchos barrios tienen forjados que aguantan no se sabe cómo. No queda ni un nervio y están de pie. La rehabilitación debe empezar por ahí. A veces se quiere poner un ascensor, pero se está cayendo el forjado de la cubierta», denunció Valdivieso.

Durante los primeros doce años de las ITE, el nivel de cumplimiento estaba por encima del 80%, pero en 2012 bajó al 57,18%, por la posible espera de una nueva ampliación del plazo, que finalmente no se produjo, y por los efectos de la crisis, según Vílchez, quien añadió que el dato acumulado de presentación de ITE respecto de los plazos ya vencidos se sitúa en el 65,44%, si no consideramos las ITE presentadas cuyo plazo expira en julio de 2014. «En el cómputo total de presentación de informes de ITE, éste se sitúa en el 57,71%, a la espera de lo que depare el cierre del último ciclo reglado de presentaciones», indicó Vílchez.

Fincas históricas. En cuanto al nivel de cumplimiento, las fincas catalogadas, que son aquéllas en las que el deber de conservar es más intenso, el nivel de presentación del certificado de ITE es del 82,37%.

En el tintero. El vicepresidente del Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación, Juan Castro, aseguró que 22.367 edificios de la capital todavía no han pasado la inspección obligatoria. Castro subrayó que el 50% de los informes lo realizan aparejadores.

Ayudas. El Ayuntamiento puso en marcha tres convocatorias de concesión de ayudas para la realización de las ITE, con las que la Gerencia concedió 252.458 euros, beneficiando a 310 propietarios, según detalló el delegado de Urbanismo.

Los plazos. Los edificios construidos después de 1994 deberán presentar el informe de la ITE dentro del año siguiente a aquel en que cumplan 20 años de antigüedad. Una vez presentada la primera inspección, la renovación se hará a los diez años desde el vencimiento del plazo en que debió presentarse la anterior.

TasasLas tasas municipales de las ITE valen 25 euros para edificios de menos de 300 metros cuadrados y 47,5 euros para el resto. Si no se usan los medios telemáticos el precio sube hasta un 100%. Desde 2012 hay un programa informático nuevo.

Edificios municipales. El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, insistió ayer en que los edificios municipales (unos 400) tienen que pasar la ITE porque el Ayuntamiento tiene que hacer cumplir las normas «empezando por uno mismo». Sin embargo, la delegación de Hacienda no lo estima necesario.

  • 1