viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Economía

Casi todo el aumento del paro en Sevilla tiene nombre de mujer

En la provincia de Sevilla siguió la sangría laboral; Andalucía creó empleo en el último trimestre.

el 23 ene 2014 / 23:45 h.

TAGS:

La provincia de Sevilla se desvió del descenso del paro del conjunto del Estado y persistió en 2013 en la destrucción de empleos, tanto como para acaparar 30.600 de los 43.000 trabajadores ocupados menos de Andalucía. Y lo peor fue para las mujeres: ponían nombre nada más y nada menos que al 95,29 por ciento de todos los nuevos parados sevillanos (17.000). Desempleados realizan trámites en una oficina del Servicio Andaluz de Empleo. / MARCELO DEL POCO (REUTERS) Desempleados realizan trámites en una oficina del Servicio Andaluz de Empleo. / MARCELO DEL POCO (REUTERS) En concreto, Sevilla cerró 2013 con 319.500 parados según la metodología estadística de la Encuesta de Población Activa (EPA), de carácter trimestral y distinta al registro mensual de los Servicios Públicos de Empleo –el antiguo INEM–, que excluye a determinados colectivos y, por tanto, con un resultado siempre menor de personas sin encontrar trabajo. Ni tan siquiera el tirón que ejercen los servicios por las festividades navideñas y la agricultura por la campaña olivarera sirvieron para frenar la sangría laboral en el cuarto trimestre, cuya tradición indica que suele ser benigno para el mercado laboral. Sobre el trimestre precedente, 10.900 sevillanos más sin ocupación, un 3,54 por ciento. Y sobre 2012, el 5,62 por ciento de subida, el equivalente a 17.000 personas. Que gran parte del alza proceda del último tramo del ejercicio es preocupante. La tasa de paro: un 34,90 por ciento sobre la población activa, inferior al promedio de Andalucía (36,32) pero muy superior al nacional (26,03). A pesar de que bajó la población activa –personas en edad y disposición para trabajar–, siguió la destrucción de empleo pues la ocupación descendió: un 1,12 por ciento respecto al periodo junio-septiembre y el 4,88 por ciento en un año, con 6.800 menos en el trimestre y 30.600 en el conjunto del ejercicio, hasta los 596.000. Y dentro de estos últimos, un relevante matiz: 101.300 están subempleados –trabajadores que echan menos horas de las que realmente desean–, el 2,83 por ciento trimestral aunque un 3,94 por ciento anual menos. La traducción: el empleo temporal del comercio, el turismo y el campo entre octubre y diciembre. Mientras, los sevillanos mayores de 16 años que muestran ganas de trabajar –realizan esfuerzos para encontrar empleo, sin actitud pasiva– y que conforman la población activa aumentaron un 0,46 por ciento en el trimestre –en parte por los estudiantes que concluyen sus carreras en septiembre y el mercado laboral no los absorbe– pero cayeron el 1,47 en un año completo. La cifra: 915.500. Al analizar el conjunto de 2013, el paro aumentó entre el colectivo sin empleo anterior –está compuesto fundamentalmente por quienes tratan de acceder por vez primera al mercado laboral y, por tanto, los jóvenes– en 8.100 personas, hasta las 183.100 (4,62 por ciento más). El mayor aumento porcentual del paro correspondió a la industria, un 10,09 por ciento, seguido del experimentado por la agricultura, un 9,90 por ciento, la construcción, el 9,52 por ciento, y los servicios, un 5,58 por ciento. En 2013, el alza del desempleo en la provincia tuvo esencialmente nombre de mujer. En efecto, el paro creció el 11,49 por ciento entre las féminas (156.900) y un 0,51 por ciento entre los hombres (162.600). Si cotejamos los datos absolutos, de los 17.000 sevillanos que pasaron a engrosar las listas del paro el año pasado, 16.200 eran mujeres y 800, hombres. Es más, al aislar el último trimestre y compararlo con el tercero, cayó el desempleo con nombre de varón (6.200, o el 3,66 por ciento) y, en cambio, entre ellas se disparó (un 12,21 por ciento, con 17.100 más), según los datos desagregados de la EPA del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. En el caso del conjunto de la comunidad andaluza, también continuó la sangría laboral en 2013, si bien a diferencia de Sevilla el paro se estancó en el último trimestre respecto al tercero. La región cerró el año con 1.446.600 desempleados, con un nimio descenso de apenas cinco centésimas, que equivalen a 700 personas, pero con una subida de 8.000 (0,28 por ciento) respecto a 2012. Con tal cifra, la tasa de desempleo se colocó en el 36,32 por ciento de la población activa en un ejercicio, el de 2013, en el que los ocupados bajaron en 43.300, el 1,68 por ciento, hasta 2.536.700 –no obstante, en el trimestre aumentaron en 4.400, el 0,17 por ciento, de forma que hubo una creación de 3.700 empleos–. La población activa, por su parte, aumentó en 3.600 entre octubre y diciembre (0,09 por ciento) pero decreció en 39.300 en un año (0,98 por ciento), hasta 3.983.200 andaluces.

  • 1