Deportes

Casillas, un portero convertido en amenaza

Cumple 13 años en la elite, es el portero más seguro de la Liga a domicilio y tratará de repetir los dos últimos 2-6. Su peor pesadilla en Nervión data de noviembre de 2003 (4-1).

el 12 sep 2012 / 20:42 h.

Casillas abraza a Navas después del último 2-6.

El nombre propio del Real Madrid es el atacante portugués Cristiano Ronaldo , aunque en el plantel del Santiago Bernabéu milita un tipo que el 12 de septiembre de 1999, entonces con 18 años, se estrenó con la camiseta blanca en San Mamés y ante el Athletic. 

Su padrino fue John Benjamin Toschak y sus competidores por la titularidad Bodo Illgner y Albano Bizzarri. Desde aquel día ha disputado 630 encuentros oficiales con el cuadro de Chamartín, firmando un saldo de 395 victorias, 112 empates, 123 derrotas y 671 goles recibidos. Sólo acumulan más partidos en la Casa blanca Raúl, Sanchís y Santillana. El de Móstoles es, con permiso del deprimido CR7, la amenaza silente del bloque de José Mourinho. El sábado rendirá visita al Ramón Sánchez-Pizjuán con el deseo de repetir la experiencia de sus dos últimas comparecencias en el recinto de Eduardo Dato, donde festejó un doble 2-6.

Los datos de Casillas en la Liga son de auténtico vértigo. Sólo se han completado tres choques, pero ya es el guardameta que menos paradas ha firmado -1- gracias, en cierta forma, a la seguridad de la zaga merengue. Su promedio actual es similar al que rubricó el anterior curso, en el que intervino en 81 ocasiones durante 38 partidos ligueros para evitar un gol del rival.

El dato significa que en la 11-12 Casillas detuvo un lanzamiento de un jugador contrario cada 42,7 minutos. Sólo Víctor Valdés, que atajó un disparo cada 50,4' -65 durante el torneo doméstico-, debió trabajar aún menos. Las cifras del canterano son brillantes, pero es capaz de mejorar aún más a domicilio. Ejerciendo de visitante, el cancerbero blanco encajó el curso precedente 12 goles -uno cada 288 minutos-.

El del sábado será un auténtico pulso entre Álvaro Negredo, el auténtico llanero solitario en el dibujo que plantea Míchel -4-3-2-1-, e Iker. El Sevilla ha acusado en los tres primeros compromisos, con la relativa salvedad del debut ante el Getafe, una evidente sequía goleadora. El porcentaje de acierto a gol de los pupilos de Míchel es del 7%, mientras que en el Real Madrid es del 17%. De entre todos los lanzamientos que ejecutan los blanquirrojos, el 29% se dirige a portería. Los blancos aciertan en el 43% de las ocasiones.

Otro dato curioso es el número de balones que ha perdido el Sevilla en defensa en los tres primeros partidos. El cuadro de Míchel, que ayer insistía en la necesidad de no conceder ventaja al Real Madrid cerca de su área, ha regalado ante Getafe, Granada y Rayo Vallecano en las zonas 1 y 2 del campo 148 balones, un balance peligroso ante un rival que alcanza los dominios del rival en el 28,6% de las veces que recupera un balón. Sólo son más directos aún en la transición Málaga, Mallorca y Atlético.

Pero Casillas no es invencible, un dato que ha comprobado el once andaluz en cuatro ocasiones ante su afición. El meta merengue ha perdido en cuatro de sus diez visitas al feudo de Eduardo Dato. Sin duda alguna, la más recordada en el imaginario colectivo fue la que sucedió el 9 de noviembre de 2003.

Aquel día, el Sevilla del utrerano Joaquín Caparrós vencía (4-1) en un encuentro soberbio ante un rival desorientado y que ya claudicaba 3-0 en el minuto 14 gracias a los goles de Helguera, en propia meta, Darío Silva y Daniel Alves. Casquero, en el 38', cerró la pesadilla para los entonces pupilos de Carlos Queiroz, portugués. La última vez en la que Casillas clavó la rodilla en Sevilla fue en la 2009-10 (2-1). De aquel día sólo sobreviven en Nervión Palop, Navas, Perotti, Negredo y Fernando Navarro.

  • 1