Cultura

Castella a la enfermería y frustración de José Tomás

Sebastián Castella cortó una oreja a cada uno de los toros de su lote en la tarde en la apertura de la Feria de la Peregrina en Pontevedra, donde firmó una importante actuación. Sin embargo, tras recoger la oreja del sexto, en lugar de salir a hombros fue a la enfermería para ser explorado tras una fuerte voltereta en el tercero.

el 16 sep 2009 / 06:34 h.

Sebastián Castella cortó una oreja a cada uno de los toros de su lote en la tarde en la apertura de la Feria de la Peregrina en Pontevedra, donde firmó una importante actuación. Sin embargo, tras recoger la oreja del sexto, en lugar de salir a hombros fue a la enfermería para ser explorado tras una fuerte voltereta en el tercero.

Lo más importante lo firmó Castella con el encastado y exigente tercero en una faena vibrante de principio a fin, saludando con lances templados a la verónica y comenzando su faena con muletazos por alto ligados con el desdén y trinchera que pusieron la plaza boca abajo. No bajó el francés el pie del acelerador, en una faena con series importantes en redondo, de mano baja, aplomo y pasándoselo muy cerca; y muletazos muy intensos al natural, que incluso en un descuido le propinaron una espectacular voltereta.

Con la taleguilla rota Castella volvió sobre la mano izquierda, causando el delirio en la plaza y una petición fortísima de dos orejas tras un cierre por ajustadas manoletinas. El palco decidió conceder sólo una y fue abroncado con fuerza.

José Tomás no tuvo demasiadas opciones con un segundo de muy escaso trapío que llegó prácticamente inválido a la muleta. El madrileño se lo sacó a los medios con los de tanteo y allí directamente le presentó la zurda, encontrándole la altura al toro desde el principìo y templando su embestida. Por ese pitón llegaron muletazos de trazo largo y acompapasados, encajada la planta. Lo intentó también en redondo, pero el toro enfiló pronto la cuesta abajo, restanto interés al trasteo pese a la voluntad del de Galapagar. Mató de pinchazo y buena estocada.

  • 1