Deportes

Casto también suma para el Betis

El guardameta se asienta en la titularidad y entre los que más paran de la Liga.

el 08 nov 2011 / 22:01 h.

Casto, concentrado en pleno entrenamiento.
Lo más noticioso del empate del Betis contra el Málaga, del final de la racha de derrotas en definitiva, fue que el equipo de Pepe Mel por fin aprendió a empatar un partido y no perderlo, pero tan importante como el resultado fue uno de los trasfondos, el defensivo. La portería verdiblanca permaneció inmaculada una vez transcurridos los noventa y tantos minutos y eso es algo que no ocurría desde el segundo partido, ante el Mallorca, así que el Betis también finiquitó una serie de ocho encuentros consecutivos encajando goles. En concreto fueron 15, a un ritmo de casi dos por choque. Una sangría, vamos. El mérito, obviamente, es del equipo en general. "Trabajamos todos para defender y para atacar", recordó ayer el técnico. Pero eso no es incompatible con reconocer el mérito de un jugador habitualmente discutido por la grada pero que en los últimos compromisos ha consolidado su posición. Se trata de Casto, como es natural.

El guardameta extremeño, de 29 años cumplidos en junio, superó hace poco la cincuentena de partidos de Liga con la camiseta del Betis (37 en Primera y 17 en Segunda). No es un gran dato, teniendo en cuenta que debutó con el primer equipo hace ya cuatro años, pero es que Casto nunca ha sido indiscutible del todo en Heliópolis. Primero tuvo que pelear con Ricardo y luego con Goitia, siempre desde la segunda línea de la parrilla de salida. Si a día de hoy disfruta de la titularidad es porque suplió al vizcaíno con solvencia en el tramo final de la pasada campaña, en el fragor de la lucha por el ascenso y en plena racha de derrotas, después de que el verano anterior estuviese más fuera que dentro del Betis porque en la 09-10 no jugó ni un solo minuto del campeonato.

El ascenso cambió todo, hasta el punto de que el cancerbero al que se daba por descartado era su compañero Goitia, pero a Casto se le presentó entonces un obstáculo más: Fabricio. La lesión del canario le facilitó la entrada en la alineación y once jornadas después, a pesar de algunos traspiés, es uno de los indiscutibles de Mel, que por cierto lo valora mucho. "Es un claro ejemplo de los momentos de forma. Hace dieciséis meses estaba fuera del club, pero confió en él mismo y se quedó. Luego hizo una Copa espectacular y cuando le tocó jugar en la Liga, porque Goitia salió, lo hizo bien. Ahora también. Es un gran profesional y un gran compañero", dijo ayer.

La evolución de Casto ha sido tal que ahora incluso salva puntos para su equipo, un déficit que ha perseguido a los porteros del Betis en las últimas temporadas. Como es natural, sus buenas actuaciones en general no sirvieron de nada en plena racha de derrotas, en la que por supuesto también él pecó: no salir ante Cristiano en el 1-0 en el Bernabéu, el casi autogol que encajó frente al Levante, el tanto de vaselina del rayista Lass... Pero frente al Málaga realizó tres paradas fundamentales, una a un cabezazo de Rondón y otra en un derechazo de Joaquín, igual que ante el Mallorca resolvió algún mano a mano frente a Alfaro o Nsue, por poner algunos ejemplos.

La mejoría del actual portero titular del Betis, que sólo se perdió la visita al Getafe porque había sido expulsado ante el Zaragoza, se refleja también en sus estadísticas, que le dan el quinto puesto en el ranking de paradas, detrás del Roberto del Granada (55), el Roberto del Zaragoza (51), el sevillista Javi Varas (44) y el racinguista Toño (40). De los cinco remates por partido que suele recibir el Betis, él detiene un promedio de tres. Si el tercer equipo en número de remates en contra que van a portería es al mismo tiempo el octavo en goles encajados (15), será que el portero también para...

  • 1