Deportes

Castro da una palmadita de confianza a Emery

El presidente muestra su apoyo al técnico, que sigue siendo señalado, mientras la sombra de Caparrós se alarga cada vez más.

el 21 feb 2014 / 23:08 h.

Pepe Castro encabeza la expedición del Sevilla a Santander. / Marcamedia Pepe Castro, presidente del Sevilla. Que Joaquín Caparrós volverá a ser entrenador del Sevilla es algo que nadie duda. Su condición de aficionado nervionense y el excelente trabajo que realizó durante su etapa al frente del equipo le sitúan, un verano sí y otro también, entre los grandes candidatos a sentarse en el banquillo del Sánchez-Pizjuán. Desde la marcha de Manolo Jiménez, el último técnico que tuvo cierta continuidad, ningún otro ha echado raíces. Antonio Álvarez, Gregorio Manzano, Marcelino García Toral, Míchel... Un reto que se planteó Unai Emery cuando llegó y que no tiene nada fácil conseguir, a tenor de cómo se están desarrollando los acontecimientos. El entrenador de Hondarribia llegó en enero del pasado año avalado por su labor en la UD Almería y en el Valencia con un contrato por lo que restaba de temporada y una má. Ese vínculo expira, por lo tanto, el próximo 30 de junio. Sin embargo, el hecho de que el Sevilla sólo fuese capaz de clasificarse para competición continental vía despachos la pasada campaña y la irregularidad que sigue caracterizando al equipo esta temporada juegan en contra de Emery. Mientras él intenta mantener al Sevilla en puestos de Liga Europa, Caparrós tiene al Levante metido ya en esa misma lucha. Y claro: se unen ambas situaciones, aunque no son las únicas. La amistad que une a Pepe Castro y al técnico utrerano es de sobra conocida por todos, incluido Emery, sabedor de que la sombra de Caparrós se alarga por momentos mientras el equipo deja escapar la victoria en Maribor y acumula seis jornadas sin ganar. Tal fuerza está cobrando la posibilidad de que el entrenador del Levante sea quien ocupe el puesto el próximo curso si Emery no continúa que Pepe Castro ha tenido que hablar con éste para tranquilizarle. Según la Cope, el presidente charló con él y Óscar Arias, secretario técnico, en el aeropuerto de San Pablo nada más aterrizar de Eslovenia. El motivo, dejarle claro que tiene todo su apoyo pese a los comentarios que se están escuchando.En cualquier caso, entre Castro y Caparrós bastaría una simple llamada para que éste se hiciera cargo del equipo, siempre y cuando Emery no siga. ¿Y MONCHI? Otra de las personas que tienen mucho que decir a la hora de elegir a un inquilino en el banquillo es, lógicamente, el director deportivo de la entidad: Monchi. No obstante, habrá que ver si el de San Fernando sigue en el club cuando finalice la temporada. La renovación de un plantel que necesita tiempo mientras club y afición exigen resultados, así como su propia inquietud de seguir creciendo –pasará varias semanas en el Reino Unido al objeto de formarse– a nivel profesional y personal, hacen que Monchi valore su continuidad en el Sevilla. No obstante, él lo ha dicho siempre: su mayor suerte es poder trabajar para el equipo de su vida, y éste no es otro que el de Nervión. Pese a ello, habrá que esperar. Los próximos meses van a ser decisivos y pueden traer no uno sino varios cambios importantes en el club.

  • 1