Local

Castro pide la libertad para los rehenes de las FARC

El líder cubano Fidel Castro ha pedido a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberar incondicionalmente al resto de los rehenes, pero no deponer las armas, en un editorial publicado en medios cubanos.

el 15 sep 2009 / 07:33 h.

TAGS:

El líder cubano Fidel Castro ha pedido a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberar incondicionalmente al resto de los rehenes, pero no deponer las armas, en un editorial publicado en medios cubanos.

"Si algo me atrevo a sugerir a los guerrilleros de las FARC es simplemente que declaren por cualquier vía la disposición de poner en libertad a los secuestrados y prisioneros que aún estén en su poder, sin condición alguna", dijo el ex presidente de Cuba.

En su columna "Reflexiones del compañero Fidel", publicada en el diario "Juventud Rebelde", único que los domingos circula en todo el pais, Castro afirma: "No estoy sugeriendo a nadie que deponga las armas". Y agrega que "en los últimos 50 años los que lo hicieron no sobrevivieron a la paz".

Con el título "La paz romana", Castro, apoyado en informes de la prensa colombiana e informaciones diplomáticas, denuncia la participación del gobierno del presidente George W. Bush en la operación de rescate de Ingrid Betancourt y otros cautivos.

"Expresé con claridad nuestra posición en favor de la paz en Colombia, pero no estamos a favor de la intervención militar extranjera ni con la política de fuerza que Estados Unidos pretende imponer a toda costa y a cualquier precio en ese sufrido y laborioso pueblo".

El ex gobernante de 81 años asegura que "fueron narcotraficantes y paramilitares, y no los insurgentes, los que comenzaron la violencia, las bombas y los asesinatos en Colombia".

Tras afirmar que los guerrilleros de las FARC "eran solidarios" con la Revolución Cubana pero no subordinados, escribe que nunca tuvo "oportunidad de intercambiar con (el fallecido fefe de las FARC) Manuel Marulanda, de notable inteligencia natural y dotes de dirigente".

En otra parte de su editorial, Castro sostiene: "Critiqué con energía y franqueza los métodos objetivamente crueles del secuestro y la retención de prisioneros en las condiciones de la selva".

"No, pretendo que se me escuche, cumplo el deber de expresar lo que pienso. Cualquier otra conducta serviría sólo para premiar la deslealtad y la traición. Nunca apoyaré la paz romana que el imperio pretende imponer en América Latina", concluye Castro, citado por DPA.

  • 1