Cultura

Cataluña abre la puerta a prohibir las corridas de toros

La iniciativa ha recabado 180.000 firmas y propone modificar la ley de protección de animales para que se prohíban las corridas de toros en Cataluña.

el 18 dic 2009 / 09:15 h.

Varios detractores de las corridas de toros protestaron frente al Parlamento catalán mientras se celebraba el debate.

El Parlamento catalán ha abierto hoy la puerta a prohibir las corridas de toros en Cataluña al aceptar que siga tramitándose una Iniciativa Legislativa Popular (ILP), avalada por la firma de 180.000 personas, que hace esta petición.

Un total de 67 diputados han votado a favor de permitir que la ILP pueda continuar debatiéndose y, de esta manera, han derrotado las enmiendas a la totalidad presentadas por PSC, PP y Ciudadanos, respaldadas por 59 diputados partidarios de las corridas, mientras que 5 se han abstenido y otros 4 no han participado en la votación.

En una votación que ha sido secreta, lo que es inusual en la cámara, han votado en contra de las enmiendas ERC e ICV-EUiA, mientras que PSC y CiU han dado libertad de voto a sus diputados y los del PP y de Ciutadanns se han inclinado por vetar la ILP.

En el momento de la votación, se ha podido ver a más de un diputado tapándose con un diario para evitar "fotos comprometidas".

Esta decisión amenaza la continuidad de la plaza de toros Monumental de Barcelona, la única en funcionamiento en Cataluña, si bien la iniciativa legislativa tiene aún un largo recorrido, puesto que será negociada por los grupos parlamentarios en comisión y volverá luego al pleno, como cualquier otra ley.

Si la ILP llega a buen puerto con su redactado original, Cataluña se convertiría en la segunda comunidad española en prohibir las corridas, puesto que Canarias ya las vetó en 1991.

El 6 de abril de 2004, Barcelona ya se convirtió en el primer municipio de España en proclamarse ciudad antitaurina, a través de una declaración institucional aprobada en el ayuntamiento.

La ILP, impulsada por la Plataforma "Prou!" (Basta!), pide la modificación de la ley catalana de protección de animales para vetar "las corridas de toros y los espectáculos de toros que incluyan la muerte del animal", aunque deja al margen los "correbous", festejos taurinos muy arraigados en algunas partes de Cataluña en los que se pone al animal un artefacto con fuego en los cuernos y luego se les suelta por las calles del pueblo.

Precisamente, esa diferenciación y la defensa de la libertad en Cataluña han sido los argumentos usados por PSC, PP y Ciudadanos para salir en defensa de las corridas, mientras que los promotores de la ILP, ERC e ICV-EUiA, han defendido los derechos de los animales, en tanto que CiU ha exhibido una posición poliédrica.

El diputado del PSC David Pérez ha admitido que los aficionados a los toros son "una minoría en Cataluña", y ha opinado que el respeto a las minorías políticas, culturales o artísticas ha hecho a los catalanes "diferentes y mejores", por lo que ha alertado de que "las sociedades que prohíben a las minorías acaban mal".

"Quiero que mis hijos tengan derecho a decidir", ha comentado Pérez, quien ha subrayado la contradicción de prohibir los toros y mantener los 'correbous', y ha preguntado: "¿Sólo pedimos ética para los seis toros de la Monumental? (...) ¿Si hablamos de muerte, hablaremos también de los mataderos?".

"Algunos se piensan que por prohibir los toros seremos menos España. Se equivocan", ha dicho Pérez, que ha mantenido una posición muy favorable a los espectáculos taurinos, a pesar de la libertad de voto de su grupo.

En respuesta, el diputado de CiU Josep Rull ha comentado: "No es un debate entre Cataluña y España. Defendemos la catalanidad rotunda de los toros".

Rull también ha destacado que la diferencia entre corridas y "correbous" es "sustancial", porque en los segundos no se busca "ni herir ni matar al animal", un argumento que ha suscrito el presidente de ERC, Joan Puigcercós, el único de los líderes de los partidos catalanes que ha elegido intervenir en este debate.

El líder de ERC ha subrayado que su partido, a diferencia de otros, defiende los derechos de los animales y ha destacado que Inglaterra "no se rompió" cuando se prohibió la caza del zorro.

"Las tradiciones han de comportar un valor positivo", ha añadido Puigcercós, que ha insistido en que la abolición de los toros no es un debate catalán, sino "universal", y se ha preguntado "qué aporta este espectáculo pintoresco" en el que se "maltrata" a un animal.

El diputado del PP Rafael Luna ha subrayado que las corridas son también una fiesta "catalana" y ha recordado que el ex presidente Companys presidió en 1934 una corrida en la Maestranza de Sevilla.

Luna ha subrayado que el toro de lidia es uno de los animales "mejor tratados", y se ha preguntado si existiría de no ser por las corridas.

En nombre de ICV-EUiA, Francesc Pané se ha referido a las corridas como un "estallido de machismos" y ha subrayado que "no hay poética en el escarnio del toro bajo los gritos de la gente".

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha subrayado que no se trataba de un debate sobre los animales, sino sobre la defensa de la "la libertad" en Cataluña, y ha denunciado la "hipocresía política" de los grupos nacionalistas.


  • 1