Local

Cataluña rechaza la financiación y aprieta en la recta final

el 16 sep 2009 / 05:27 h.

TAGS:

Un día después de que Andalucía diera un paso hacia el sí, Cataluña tensó la cuerda y rechazó la última oferta de financiación. El Gobierno trata de desbloquear in extremis el acuerdo con el tripartito. El presidente andaluz mantuvo satisfacción moderada a la espera de números.

Los teléfonos van a echar humo. No va a ser nada fácil cerrar un acuerdo de financiación por unanimidad antes del próximo miércoles, día 15 de julio. No sólo las comunidades del PP comienzan una a una a descolgarse del modelo y a dejar claro que no rubricarán el documento en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Ayer Cataluña dio, después de días en silencio, un sonoro no que echa por tierra los planes de Zapatero de zanjar airosamente este conflicto, que lleva más de un lustro abierto y ha desgastado políticamente al Gobierno.

Para Cataluña se ha movido ficha, pero no lo suficiente. Siguen negociando para "obtener más". Un día después de que el Ejecutivo andaluz mostrara su satisfacción con el modelo tras reunirse con el Ministerio de Economía, la Generalitat dio su portazo. El conseller de Interior y Relaciones Institucionales, Joan Saura (ICV), confirmó ayer públicamente que el gobierno catalán rechaza en bloque la última oferta del Gobierno en materia de financiación, pese a los avances que llevan semanas proclamando. A cambio anunció que Estado y Generalitat se reunirán en Madrid el 21 de julio para sellar el traspaso de Cercanías.

Precisamente, Saura, al igual que el líder de ERC, valoró un día antes con el conseller de Economía, el socialista Antoni Castells, la última oferta del Gobierno. En ese sistema los catalanes alcanzarían en el tercer año de aplicación los 3.000 millones de euros adicionales, más un incremento de las partidas de Mossos y Cercanías, competencias específicas de la Generalitat. Sobre estas cuestiones, Saura reiteró: "No hay acuerdo, estamos negociando, ha habido movimientos importantes del Gobierno central tanto en la cifra como en el modelo, pero los tres partidos del Govern no aceptamos el acuerdo". "Estamos negociando con fuerza, llevamos un año diciendo que no y confío que haya mejoras y que podamos cerrarlo antes del 1 de agosto", añadió.

La presión de Cataluña surtió efecto al instante y la ministra de Economía, Elena Salgado, se apresuró a mover hilos para disuadir al tripartito catalán. Durante el pleno del Congreso, Salgado se reunió en la zona reservada al Gobierno con el portavoz parlamentario de ERC,Joan Ridao, para tratar de desbloquear el acuerdo, informó Efe. Los nacionalistas de Esquerra son los más reacios dentro del tripartito a firmar el modelo. Exigen 3.800 millones adicionales.

Otra comunidad clave, como Baleares -una de las más perjudicadas por el incremento de población desde 1999- también expresó ayer su rechazo. El presidente socialista Francesc Antich lamentó, tras reunirse con Salgado, que no se "está dando la respuesta" que necesita Baleares para acabar con la "injusticia" que padece con el actual sistema, que sitúa a las islas "21 puntos por debajo de la media". Manifestó que uno de los temas que se ha discutido y se continuará negociando es que se tenga en cuenta el "esfuerzo fiscal".

  • 1