domingo, 17 febrero 2019
21:04
, última actualización
Economía

Cataluña sube el IRPF a los que ganan más de 120.000 euros

La medida afectará a 20.000 ‘ricos' y recaudará 75 millones de euros.

el 01 jun 2010 / 21:52 h.

En pleno debate sobre cómo materializará el Gobierno central el impuesto a los más ricos anunciado por el presidente Zapatero, la Generalitat catalana fue la primera en mover ficha al anunciar ayer que subirá el Impuesto sobre la Renta, el IRPF, a aquellos contribuyentes que ganen más de 120.000 euros, una medida que afecta al 0,5% de la población catalana, esto es, a unos 20.000 ciudadanos.

Así lo anunció el conseller de Economía, Antoni Castells, que detalló que el aumento de la presión fiscal del tramo autonómico del IRPF a los contribuyentes que superen ese nivel de renta se hará de manera progresiva y se concretará en dos fases.

La primera de ellas se hará incrementado en dos puntos el tramo, pasando del 21,5% al 23,5%, para quienes declaran ingresos a partir de los 120.000 euros. La segunda es para las rentas que sobrepasen los 175.000 euros anuales, que se gravarán con cuatro puntos adicionales, del 21,5% actual al 25,5%.

Esta medida, que entrará en vigor en 2011, tendrá un impacto leve en los ingresos de las arcas de la Generalitat, apenas 75 millones adicionales, según Castells, que abundó en que son segmentos tan elevados de renta que no perjudicará mucho al consumo, al tiempo que aventuró que "es muy probable que medidas similares sean imitadas por diversos gobiernos autonómicos".

"Ésta es una subida de impuestos que complementa un conjunto de ahorro del gasto en 1.670 millones, y supondrá una reducción del déficit en 2.100 ó 2.200 millones", sostuvo Antoni Castells, que advirtió de que "habrá que tener en cuenta que hay que llegar a una reducción del déficit de hasta 3.000 millones en 2011, por lo que todavía habrá que hacer esfuerzos adicionales".

Entre las medidas para recortar el déficit público, destaca la desaparición de 63 entidades dependientes de la Generalitat catalana -el 26% de las 247 actuales-, y la postergación de inversiones en obra pública (obra civil y edificación) por importe de 532 millones.

De hecho, ésta es la principal partida del ahorro de 1.670 millones previsto, seguida por la de personal y conciertos, que reportará otros 364 millones, mientras que otros 316 millones corresponden a medidas de contención en el sector de gasto farmacéutico y dependencia. Aquí no entran otras partidas menores, como 90 millones de euros sólo derivados de los menores costes financieros que asumirá la Generalitat.

El déficit previsto para 2010 antes de estas medidas de ahorro era de 6.370 millones de euros, lo que suponía el 3,25% del PIB y "con esta reducción nos quedaremos en 4.700 millones al cierre de 2010 y se llegaría al 2,4% del PIB", detalló Castells.

  • 1