Cofradías

Categoría de barrio y hermandad

La cofradía salió por última vez desde el anexo al templo

el 15 abr 2011 / 20:08 h.

Será por tener de madrina a la Macarena o por haber cautivado al cardenal Amigo en sus primeras salidas procesionales. Lo cierto es que en Pino Montano hay categoría. Y no sólo porque lo diga el capataz del misterio en la jarana de la salida ("Sin brusquedades. No volverse locos. ¡Qué categoría tienen los costaleros de Pino Montano!"), sino porque ayer suscitó hasta el interés de dos candidatos a la Alcaldía de Sevilla (Juan Espadas del PSOE y Juan Ignacio Zoido del PP), que coincidieron en la delantera de los pasos. ¿Será por algo?

La capilla anexa a la iglesia de San Isidro Labrador acogió la última salida de la cofradía. Para el año que viene "si Dios quiere" lo hará desde la parroquia tras la obra de ampliación de la puerta prevista para mayo. Quizás por ello muchos se despedían de este joyel de emociones que almacenaba tantos recuerdos del vertiginoso crecimiento de una devoción que gestaron los niños del colegio Félix Rodríguez de la Fuente: "Esta hermandad mueve mucha juventud. Los pequeños que la fundaron son hoy en día padres con hijos. Por eso hay que esperar a que madure la hermandad antes de pensar en ir a la Catedral", explicaba el hermano mayor, Ramón Borreguero antes de enfundarse el antifaz. No hacía falta que lo jurara. La juventud dominaba en todo el barrio: desde el público que se agolpaba en la explanada del templo hasta los menudos nazarenos albimorados que se iban perdiendo por la amplia avenida Delineantes.

Sólo una espina en la estación de este año. Por primera vez no hubo representación de la mitra. "Se echa en falta", dijo Borreguero. En su lugar fue el párroco el que dirigió unas palabras a los costaleros: "Vamos a hacer de la estación una oración por el barrio, por los enfermos e impedidos". Y así fue. La cofradía se fundió con el barrio.

  • 1