Local

Católicos sevillanos se desmarcan del 'mítin' de los obispos en Madrid

El 30 de diciembre Madrid fue el escenario de un encuentro en el que los obispos atacaron al Gobierno por permitir el matrimonio homosexual y el divorcio exprés. Ahora 260 católicos sevillanos firman un escrito criticando el carácter "político" del acto.
· Lea el manifiesto de los católicos sevillanos

el 14 sep 2009 / 22:50 h.

TAGS:

El 30 de diciembre Madrid fue el escenario de un encuentro en el que los obispos atacaron al Gobierno por permitir el matrimonio homosexual y el divorcio exprés. Ahora 260 católicos sevillanos firman un escrito criticando el carácter "político" del acto y defendiendo que no hay un único modelo de familia cristiana.

La Diócesis de Madrid promovió la manifestación, que congregó a cientos de miles de personas en la plaza Colón, con el objetivo de defender la familia cristiana de los supuestos ataques del laicismo vigente. Allí, los cardenales y arzobispos de Madrid, Valencia y Toledo, Antonio María Rouco Varela, Agustín García Gasco y Antonio Cañizares, respectivamente, aseguraron que las políticas del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero suponen una "marcha atrás en los derechos humanos", por lo que nos dirigimos "a la disolución de la democracia".

Según 260 católicos sevillanos, entre los que se encuentra una decena de sacerdotes, así como notarios, abogados, empresarios e incluso estudiantes, más que un acto de carácter religioso, "se trató de una reivindicación ideológico-política del modelo socio-cultural de familia que ellos consideran familia cristiana".

Estos católicos relevantes de la ciudad -como Francisco Navarro, canónigo de la Catedral de Sevilla, párroco de Los Remedios y presidente de la Fundación Forja XXI, el notario Rafael Leña o la presidenta de la Fundación Persán, María Concepción Yoldi- dicen no estar "de acuerdo con el contenido reivindicado ni con el tono en que se reivindicó".

"Ni los obispos ni nadie puede erigirse en intérprete único de un pretendido modelo de familia cristiana que, aparte de su carácter conservador a ultranza, tratan de imponer tanto a los cristianos como a los no cristianos con el viejo argumento de la Ley natural", señala el texto.

Para estas personas (que no se han constituido en ningún grupo o colectivo), familia "cristiana" será aquella en la que se vivan las actitudes y los valores cristianos "sea cual sea el modelo socio-cultural que esa familia adopte entre los muchos que han existido a lo largo de la historia y que existen ahora.

"Se exceden -añaden- los obispos en su función magisterial si pretenden imponer a todos los cristianos un único modelo cristiano de familia, que ellos llaman familia tradicional".

Además, el documento resalta el "carácter políticamente agresivo de la reivindicación" de los obispos, "con acusaciones muy graves contra los que piensan y actúan de otra manera". Los firmantes defienden que hay que respetar el pluralismo ideológico y político de la sociedad, así como a los poderes públicos emanan de ella. "Se puede estar de acuerdo o se puede discrepar, pero desde el respeto y no desde la amenaza, la descalificación y la desconsideración", sentencian.

En la carta, en la que se definen como católicos en comunión con la fe cristiana, añaden que no pueden aceptar las "extralimitaciones" de personas e instituciones eclesiásticas que han sobrepasado "con creces los límites de su función ministerial en un intento más o menos consciente de aniquilar la libertad de conciencia tan valorada y respetada por esa misma tradición".

  • 1