Cultura

Cayetana de Alba: "Mi gran amor, después de mi familia, es Sevilla"

La duquesa presentó su biografía, ‘Yo, Cayetana’, en el Alcázar y se deshizo en elogios a la ciudad.

el 20 dic 2011 / 22:48 h.

TAGS:

Kanouté celebra uno de los goles conseguidos.
-->-->-->

Lleno absoluto. La noche sevillana seguía especialmente gélida pero eso no fue excusa para que el Real Alcázar de Sevilla se llenara de seguidores y amigos de la duquesa de Alba. Los abrigos de piel y los tacones no pararon de desfilar por la puerta del Patio de Banderas a la espera de la llegada de la protagonista de la tarde.

Más de 40 periodistas, de la prensa del corazón y local y algún medio portugués, esperaban estoicamente a que dieran las ocho de la tarde. Momento en el que llegó doña Cayetana Stuart y Silva del brazo de su esposo Alfonso Díez para presentar su biografía: Yo, Cayetana (Espasa).

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, hizo de maestro de ceremonias en la presentación, e inició el acto reconociéndose admirador de la duquesa y animó a leer el libro ya que en él se descubre a la verdadera Cayetana "más allá del personaje", aseguró el alcalde. "Una mujer excepcional, no por los títulos sino por su personalidad, su amor a la cultura, su solidaridad y su pasión por la vida", dijo. La tarde prosiguió con más elogios a la duquesa. "Cayetana apasiona" aseguró la directora de la editorial Espasa, Ana Rosa Semprún. Quien también acuñó los términos: cayetanólogos y cayetanófobos para referirse a la pasión que existe por la duquesa tanto en España como en el extranjero.

Entonces tomó la palabra Antonio Burgos. El periodista y escritor desgranó algunos pasajes del libro, y por ende de la vida de la duquesa. Burgos consideró esta biografía un "libro entre libros". Ya que es un tributo a su padre, un libro también sobre los animales que ha tenido _-de la que dijo que era una "ecologista de verdad"-, un libro de los hombres a los que ha amado y de las ciudades en las que ha vivido. Entre las que, dijo, destaca Sevilla.

Y por fin llegó el turno de la protagonista de la tarde. La duquesa de Alba, que estuvo acompañada de sus hijos Eugenia, Carlos y Fernando, habló de las páginas de su biografía, 279, que son una reflexión que pretende contar la realidad de su vida y por eso, aseguró, es una "versión distinta a lo relatado por otros que no conocían la verdad auténtica".

agradecida. Yo, Cayetana es, además, un homenaje a su padre por el que dijo seguir sintiendo "gran admiración". Pero, sobre todo, doña Cayetana quiso aprovechar la ocasión para "saldar una deuda de gratitud" que ha contraído a lo largo de su vida con muchas personas. De este modo, agradeció a Antonio Burgos su discurso así como a los políticos que en distintos momentos "quisieron premiar mi compromiso con Andalucía" y su "gran amor a Sevilla" concediéndole galardones como el nombramiento como Hija Adoptiva de Andalucía, la Medalla de Oro de Sevilla, la estatua que el Ayuntamiento le ha dedicado o la glorieta que lleva su nombre en la ciudad. Todos esos reconocimientos, dijo, le llegan "al corazón".

Doña Cayetana reiteró su pasión por la monarquía, a la _que considera su "única  inclinación política". "Soy monárquica 100%" aseguró.

La duquesa concluyó, cómo no, refiriéndose a Sevilla para agradecerle a la ciudad y a los sevillanos que la hayan dejado "compartir generosamente con ellos su arte, su Semana Santa...". Y para muestra de este cariño, un botón: "Quiero que sepan los sevillanos que para mí lo primero, después de mi familia, es Sevilla", exclamó,  "me siento tan sevillana como vosotros", dijo orgullosa. Y anunció que es tan importante su pasión por la ciudad que piensa "descansar al final de mi vida aquí para estar en esta tierra andaluza que considero la mía", concluyó.

Y es que el de ayer fue un acto que ha permitido a la duquesa quitarse una espina ya que se vio obligada a suspender la presentación del libro el pasado 26 de octubre tras un accidente doméstico que le produjo una fisura en la pelvis. Por ello, fueron muchos los que ayer acompañaron a doña Cayetana. Entre ellos, su amiga inseparable, Carmen Tello y su marido Curro Romero; el rejoneador Rafael Peralta, el galerista Rafael Ortiz, el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla Enrique Valdivieso; el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero León, el torero Víctor Puerto o los diseñadores Victorio y Lucchino.

  • 1