martes, 18 diciembre 2018
11:00
, última actualización
Toros

Cayetano Rivera Ordóñez vuelve a los ruedos

Según adelanta El País, estaría dispuesto a hacer temporada en 2015.

el 29 ene 2015 / 17:59 h.

TAGS:

Cayetano Rivera Ordoñez. / EFE Cayetano Rivera Ordoñez. / EFE Cayetano Rivera Ordóñez volverá a vestirse de luces. La noticia, adelantada a mediodía por la edición digital de El País, precisa que el segundo de los hijos de Paquirri, tendría intención de realizar temporada en 2015. El torero ya se encontraría escuchando ofertas para conformar su agenda que, previsiblemente, incluiría la tradicional corrida Goyesca de Ronda, organizada por su hermano Francisco. Cayetano, que oficializó su retirada el 7 de octubre de 2012 después de torear en Hellín, seguiría así la estela de Francisco Rivera Ordóñez, que se retiró unos días después que su hermano pequeño sin aviso previo. El último Paquirri también ha anunciado su reaparición puntual para esta temporada para conmemorar el XXV aniversario de su alternativa. Cuando anunció su retirada, Cayetano precisó que se trataba  “sólo de una pausa" dentro de una trayectoria que comenzó hace más de diez años, cuando decidió dedicarse a la profesión que dio fama a su padre, a su abuelo y bisabuelo y a sus tíos Dominguín a través de un siglo de la historia del toreo. “Quiero dedicar este tiempo a otros proyectos que también me ilusionan”, declaraba Cayetano insistiendo en que se trataba de un mero “paréntesis” de límites desconocidos para un torero de vocación tardía que abrazó el oficio a la edad en la que otros matadores acarician la retirada. Aquel punto y aparte llegó en un momento de discusión de la verdadera trascendencia profesional del torero, que contó desde sus inicios con el apoyo de su tío, el matador retirado Curro Vázquez, al que algunos sectores de la afición acusaron insistentemente de cuidar en demasía la carrera de su sobrino, que encarnaba hasta entonces el último eslabón de un tronco torero injertado en tres ramas -Rivera, Ordóñez, Dominguín- que ha acaparado la atención mediática dentro y fuera del estricto ámbito taurino a través de la azarosa vida de muchos de sus miembros Antonio Cayetano Rivera Ordóñez es el segundo hijo del malogrado matador Francisco Rivera Paquirri y de Carmen Cayetana Ordóñez González, otra vida que se retrató en papel couché desde su nacimiento y que siguió acaparando titulares después de su desgraciada y prematura muerte. Carmina sobrevivió muy pocos años a su padre, el gran Antonio Ordóñez, que falleció en 1998 sin saber que su segundo nieto acabaría convirtiéndose también en matador de toros. Lo llevaba en la sangre. En su juventud, Cayetano Rivera condujo su formación e inquietudes hacia el sector de la comunicación audiovisual. Dentro de este ámbito llegó a trabajar como profesional integrado en la productora de su tío, el cantante Miguel Bosé. Para entonces su hermano Francisco ya era un diestro veterano que había tomado la alternativa en Sevilla en 1995. La decisión definitiva de convertirse en torero coincidió en el tiempo con la crisis de su matrimonio con la modelo Blanca Romero con la que se había casado en 2001. Fue Antonio Ruiz, el padre de Espartaco, el encargado de enseñarle los primeros rudimentos de un oficio que había que aprender aprisa y corriendo. Algunas apariciones en público vestido de corto fueron el preludio de su presentación formal en Ronda el 26 de marzo de 2005, acartelado en una corrida mixta junto a Juan Antonio Ruiz Espartaco, reaparecido especialmente para la ocasión, y su hermano Francisco. Todo siguió a la velocidad del rayo. Cayetano ganó la Oreja de Plata de Radio Nacional y se convirtió en el novillero más destacado de la temporada de 2005. Entonces, hace ya una década, sorprendió por unas formas y un empaque que recordaban la personalidad de su abuelo, el maestro Ordóñez. El atractivo de su figura y de su propia sangre se unía a las grandes posibilidades anunciadas en su breve trayectoria como novillero, en la que tampoco faltaron críticas a la presentación del ganado que reseñaba para él su tío y apoderado Curro Vázquez. Pero el tiempo seguía apremiando y la alternativa se organizó al año siguiente en la plaza de la Maestranza de Ronda, alfa y omega de la dinastía y centro de esa peregrinación anual a la Goyesca que organiza su hermano Francisco desde la muerte del maestro Ordóñez. El evento despertó una expectación inusitada y se convirtió en el acto social del año. Francisco doctoró a su hermano Cayetano en un mano a mano en el que no cabían testigos ajenos a la familia. Era el comienzo de su irregular trayectoria como matador de alternativa: en total, seis temporadas en las que ha navegó entre la discusión de su definitivo compromiso como torero y un larguísimo rosario de percances que le sacaban de la palestra intermitentemente. Seguramente su triunfo más valioso en estos años fue la oreja que cortó en su confirmación madrileña. Después de su retirada –que ahora se confirma temporal- ha dedicado su actividad a algunos proyectos humanitarios y sociales y ha seguido presente en las páginas del colorín por los vaivenes de su relación sentimental con la modelo y presentadora Eva González.

  • 1