Los sindicatos se desmarcan de los insultos a Alaya

Tanto CCOO como UGT apoyan las concentraciones en los juzgados de Sevilla como protesta ante las detenciones, pero expresan su respeto hacia la investigación de los ERE.

el 12 oct 2013 / 13:50 h.

El secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, ayer. El secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, ayer. El secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, ha aclarado a la juez de instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, que investiga los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, que las concentraciones de sindicalistas el pasado jueves no fueron contra su actuación judicial sino contra las detenciones, tras lo que ha apuntado que el sindicato "no descarta tomar medidas judiciales ante las formas en que se han producido esas detenciones", toda vez que "rozan el secuestro". En declaraciones a Europa Press, Carbonero ha recordado que antes de concentrarse ante los juzgados del Prado de San Sebastián, los sindicalistas se habían concentrado el mismo día de las últimas detenciones ante las dependencias de la Guardia Civil. Para Carbonero, tanto las detenciones como los registros practicados "son abusivos" ante personas "que están a disposición y colaborando con la Justicia", tras lo que ha lamentado que "hasta mediodía no nos quisieron decir donde estaban detenidos". De esta forma, ha explicado que la "indignación" de los sindicalistas viene motivada por "las formas" de las detenciones, que "rozan el secuestro, al dejarlos en aislamiento, y apurando las 72 horas, como si aplicaran la Ley antiterrorista, y eso no se entiende". Carbonero ha defendido la independencia de la justicia y ha expresado su respeto a la juez, pero reconoce que no comparte las formas de las detenciones, por lo que el sindicato no descarta tomar medidas judiciales al respecto. "Estamos colaborando y colaboramos siempre con la Justicia cada vez que nos lo pida, pero no nos parecen adecuadas las formas de detención", ha aseverado Carbonero, quien deja claro que las concentraciones de sindicalistas se produjeron "de forma espontánea". Asimismo, CCOO-A ha recordado en una nota que "que desde los años que se lleva sustanciando el llamado caso ERE, a pesar de los mas de un comentario vertidos en la causa sobre los sindicatos e incluso la imputación de dirigentes de este sindicato, CCOO-A ha mantenido una actitud mas que respetuosa con la actuación judicial, sin entrar en ningún tipo de declaraciones ni comentarios, sobre las actuaciones, ello a pesar de los múltiples requerimientos de los medios". Ha asegurado que en todo este periodo de tiempo CCOO-A "ha mantenido una actitud colaboradora con el Juzgado, cumpliendo prontamente con las peticiones realizadas en la instrucción, tanto directamente por el Juzgado como por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil", de forma que "ha facilitado toda la documentación requerida, e incluso con aportación de documentos no requeridos, a los que algunos les ham dado una lectura contraria a la realidad, en contra del sindicato. "No nos importa tenemos la seguridad de que el órgano jurisdiccional juzgador les dará la interpretación correcta", asevera. LA POSICIÓN DE UGT-A El sindicato UGT-A ha expresado su respeto por las actuaciones judiciales de la juez de instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, que investiga los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, tras lo que ha aclarado que las concentraciones celebradas el pasado jueves "eran en apoyo a los detenidos", toda ve que "permanecieron mucho tiempo apresados e incomunicados". Fuentes de UGT-A han indicado a Europa Press que el sindicato "respeta las decisiones judiciales que la juez haya tomado", tras lo que han dejado claro que las concentraciones del jueves "eran normales y espontáneas, en apoyo a los compañeros citados para declarar ante la juez". En ese sentido, lamentaron que los sindicalistas citados "no presentaban una acusación tan fuerte como para estar tantas horas allí y encima incomunicados". Por ello, han indicado que la idea de las concentraciones "eran sólo para mostrar su apoyo y solidaridad a los compañeros" y han pedido que "no se saque de contexto estas concentraciones, pues se están respetando las indicaciones y las comunicaciones de la Justicia". Reconocen que los posibles insultos que pueda haberse producido hacia la juez "tampoco ayudan" al caso y reiteraron que lo importante "era concentrarnos y reivindicar su inocencia, gritando por la libertad". Han precisado que este martes se reunirá la Comisión Ejecutiva de UGT-a donde valorarán los hechos acontecidos "y las posibles actuaciones que pudieran derivarse" en ese sentido. RECHAZO DE INTERPRETACIONES CCOO echa en falta que por parte de la instrucción de la causa "no se le requiera una mayor aportación y aclaraciones, que esta en todo momento dispuesta a facilitar, sin necesidad de rocambolescas e interesadas interpretaciones de terceros" y precisa que desde finales de julio se ha aportado a la judicatura, y están en las diligencias, documentos y aclaraciones de hechos, adverados por auditores, "sobre los que aún no se ha efectuado actuación alguna, salvo alguna filtración a medios". Agrega que "curiosamente dos de los firmantes de tal comunicación al juzgado han sido los posteriormente detenidos". CCOO niega que las concentraciones se hayan hecho frente a la juez Alaya, ni para presionar a esta, "cuya actividad judicial ha sido respetada, con su silencio, mas que nadie durante todos estos años, una actividad judicial que seguiremos respetando". Asegura, por tanto, que las concentraciones han sido frente a una actuación policial "a todas luces abusiva" y ha recordado el sindicato que esta concentración de trabajadores se inició ante el cuartel de la Guardia Civil de Eritaña el mismo día de la detención, y lógicamente se trasladó a los Juzgados el día de la puesta a disposición. "La pretensión no ha sido presionar a ningún órgano judicial sino protestar ante una detención abusiva y por ello entendemos que ilegal, tal y como venimos denunciando desde el momento en que se produjo", ha aseverado la central. Considera que las autoridades gubernativas y el partido que las dirige "tienen que aclarar estos hechos y no desviar con 'supuestas presiones' su participación en dichas detenciones". CCOO ha asegurado a Mercedes Alaya que la actuación de los trabajadores y de esta organización sindical "en ningún momento ha sido dirigida, frente a su persona, sino ante la detención, y que no se ha pretendido causarle molestia alguna, reiterándole nuestra total disposición de colaboración en los tramites procesales que clarifiquen la correcta y no solo legal, sino legítima actuación de CCOO a lo largo de estos años".  

  • 1