Economía

CCOO condiciona su voto al SIP de Cajasol a las garantías laborales

el 12 nov 2010 / 12:57 h.

Los sindicatos andaluces presentes en el consejo de administración de Cajasol aún no tienen decidido si votarán a favor o en contra de la fusión fría, vía SIP, que la entidad sevillana quiere acometer con Banca Cívica, que engloba a Caja Navarra, Caja Burgos y Caja Canarias.

El secretario general de CCOO de Andalucía, Francisco Carbonero, tras mostrar su decepción por la alternativa de integración con Banca Cívica frente a la de Unicaja, ha señalado hoy, en declaraciones a la Cadena Ser que "estudiará" la orientación de su voto en el consejo, pero que, hoy por hoy, "no vamos a decir sí".

Aunque esta consigna se mantiene, dentro del sindicato aflora la idea de que, en función del proyecto de integración que se presente y de las garantías laborales que se acompañen, no se opondrá a la operación, aunque su voto decisivo será en la asamblea general de la caja, la que ha de aprobar la decisión de Pulido, y no tanto en el consejo de administración.

Fuentes internas de CCOO han reconocido que, en estos momentos, y con la espada de Damocles del Banco de España encima, "no existen muchas alternativas", dado que no hay avance alguno de una operación con Unicaja, sobre la nunca se ha negociado. Que Cajasol camine sola, agregan, es también complicado, habida cuenta de que el propio supervisor es el que ha apremiado a la entidad sevillana a acometer procesos de intergración- 

CCOO siempre ha estado en contra de los SIP como fórmula de fusión de las cajas de ahorros, puesto que, a su juicio, supone una clara bancarización de éstas.

Tanto Carbonero como su homólogo en UGT de Andalucía, Manuel Pastrana, han negado que la cuestión laboral sea un obstáculo para una operación entre Unicaja y Cajasol, y reprocharon que no haya un documento al respecto a partir del cual opinar.

Es más, Pastrana recordó que los sindicatos se habían puesto de acuerdo con el presidente de Unicaja, Braulio Medel, para la integración de la caja malagueña y la cordobesa Cajasur, pese al recorte de plantilla que llevaba aparejada.

En estos momentos, CCOO y UGT suman 5 (tres en representación de los empleados y dos de las candidaturas de los impositores) de los 22 miembros del consejo de administración de Cajasol, aunque también controlan dos de los votos procedentes de los impositores.

Por su parte, el PP-A respaldará la entrada de Cajasol en la sociedad Banca Cívica, si es "beneficiosa" para ahorradores, familias y empresas. El coordinador del área económica de esta formación política, Rafael Carmona, ironizó sobre la supuesta falta de información de la Junta de Andalucía respecto a esta operación, al comentar que el presidente autonómico, José Antonio Griñán, parece "que ni la huele".


  • 1