Economía

CCOO prioriza la unidad de acción con UGT para encarar la crisis

Toca hacer balance de los últimos cuatro años, en un momento en el que la crisis se está cebando especialmente con el empleo. El secretario general de CCOO-A enfatizó ayer la necesidad de unir fuerzas con UGT para afrontarla y arremetió contra empresarios y banca por no arrimar el hombro.

el 15 sep 2009 / 23:09 h.

Toca hacer balance de los últimos cuatro años, en un momento en el que la crisis se está cebando especialmente con el empleo. El secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, enfatizó ayer la necesidad de unir fuerzas con UGT para afrontarla y arremetió contra empresarios y banca por no arrimar el hombro.

Jornada de discursos en la apertura del X Congreso de CCOO-A, en el que el actual secretario, Francisco Carbonero, opta a la reelección, para la que cuenta con mayoría cómoda. Y de rendir cuentas con el informe de gestión de los últimos cuatro años. Avances sí, pero aún "insuficientes". Y más, si se tiene en cuenta el actual contexto de crisis, que está golpeando insistentemente al empleo. Y seguirán llegando malas noticias. Lo dijo el presidente andaluz, Manuel Chaves, y el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, quien pronosticó que en febrero serán en torno a 200.000 los nuevos parados. Suma y sigue.

Ante este panorama, y en el marco del congreso que debe definir la estrategia a seguir en los próximos ejercicios, Carbonero consideró que la unidad de acción, de la mano de la segunda fuerza sindical en Andalucía, UGT, "cobra ahora un valor estratégico e imprescindible como la mejor garantía de los derechos de los trabajadores". Y a quien insiste en promover una huelga general, el secretario regional replicó que "no se preocupen, que sabemos trabajar bajo presión", para añadir que la agenda sindical de CCOO "no la marca nadie", por lo que instó a reforzar la independencia de los intereses políticos.

Defendió el mantenimiento de los puestos de trabajo y el refuerzo de la protección social y arremetió contra empresarios y sector financiero. Al primero, le recriminó que incumpla el "deber social" de devolver parte de los beneficios obtenidos en los últimos años. Criticó que los hayan "patrimonializado" y no sean capaces de ponerlos como aval a la hora de demandar créditos. Y a la banca, que a pesar de haber conducido en parte a esta situación, "no asuma su responsabilidad" de abrir el crédito.

Vigilante. "No vamos a consentir que haya pescadores en río revuelto ni que, al socaire de la crisis, se intenten cambiar abusivamente las condiciones laborales". El presidente de la Junta, Manuel Chaves, cerró la puerta a reformas laborales que impliquen abaratar el despido y señaló que la Administración estará "vigilante" para que "nadie pueda atentar contra conquistas de los trabajadores que han costado mucho esfuerzo", aseveró. Por el contrario, es el momento de "arrimar el hombro", dijo Chaves, quien estuvo acompañado por el vicepresidente económico, José Antonio Griñán, y el consejero de Empleo, Antonio Fernández.

Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, defendió, frente al contrato anticrisis, la reducción salarial y la desregulación de los ERE -medidas propuestas por el colectivo empresarial-, encarar la situación desde el diálogo social, la concertación y la negociación colectiva, al tiempo que avisó de que, de no seguir ese cauce, se derivará en el conflicto social. Urgió a adoptar iniciativas tras considerar que las aplicadas por el Ejecutivo tienen "un efecto limitado" e incidió en "perfeccionar los sistemas de protección públicos en una acción concertada entre las administraciones central, autonómicas y locales".

  • 1