Cultura

Cela y Cervantes se cambian en la Olavide

La Universidad Pablo de Olavide acoge la II Feria del Trueque de Libros, que se podrá visitar hasta el próximo jueves

el 13 abr 2010 / 12:17 h.

 "Perdona, ¿Cómo puedo llevarme este libro?", preguntaba una alumna. Muchos estudiantes se han acercado esta mañana con esta misma inquietud a la II Feria del Trueque de libros que se celebra hasta el próximo jueves en la Plaza de América de la Universidad Pablo de Olavide.

El mecanismo para realizar el trueque es bastante sencillo: "Las personas van dejando los libros que ya hayan leído y se les entrega un determinado número de fichas, dependiendo del valor que tenga el libro", explica Juan Luís Gómez, voluntario. Cada libro puede costar entre 1 y 5 fichas, "dependiendo del valor cultural que tenga, más que el económico", apostilla Gómez.  Aunque la recogida de volúmenes se hizo días atrás en Reina Mercedes y en la Olavide, los más despistado aún están a tiempo de entregar sus libros para cambiarlos, ya que sino "no podrán llevarse ninguno", asegura Gómez.

La iniciativa está teniendo una buena acogida en su segunda edición, "el año pasado conseguimos 1000 libros para intercambiar y este año llevamos más del doble", asegura Martín, delegado del Consejo de estudiantes. La única condición que se pide es que los ejemplares estén en buen estado y sin colorear por el interior.

Merece la pena ojear los distintos manuales que hay en esta Feria porque nos podemos encontrar, por ejemplo, con un diccionario del español al sueco o la versión en portugues del libro "El Padrino", escrita por el neoyorquino Mario Puzo y bautizada esta vez como "O Padrinho". También se puede encontrar un cómic que narra la historia de Andalucía en viñetas o auténticos libros de bolsillo de escritores como Camilo José Cela, que los interesados se pueden llevar de manera gratuita.

No puede faltar en una feria de estas características el ejemplar más famoso de la literatura española: "El Quijote de la Mancha", o biografías de personajes tan reconocidas como Kennedy. Aquellos que estén interesados en la religión católica pueden encontrar un catecismo donde conocer la doctrina cristiana. Sin duda, es una buena ocasión para dejarse llevar por el sano hábito de la lectura, que nos hace llevar a otros mundos sin movernos de donde estamos.

Entre los objetivos marcados por los organizadores se encuentran fomentar la lectura y promover una conciencia cívica sobre la gratuidad de la cultura. Además, con este sistema de intercambio de ejemplares se consigue reducir el impacto medioambiental en la producción de libros. 

 

 

 

  • 1