viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Local

Celis da el relevo en el grupo

El alcalde negociará con el PSOE que Francisco Fernández sea el portavoz.

el 06 abr 2010 / 20:21 h.

TAGS:

La imagen de Gómez de Celis en un Pleno no se volverá a repetir tras su marcha.

Una semana más de espera. Los problemas de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda para construir su nueva estructura y crear el cargo para Alfonso Rodríguez Gómez de Celis han dado siete días más de margen al Ayuntamiento. Celis continuará hasta el martes que viene, plazo máximo para que se realicen las negociaciones sobre su relevo en Urbanismo, en Presidencia y en el grupo socialista. El alcalde debe aún llegar a un acuerdo con la dirección provincial del PSOE pero ya hay algunas líneas claras de trabajo: el entorno de Celis no dejará el Ayuntamiento; los ajustes tendrán el menor impacto posible y se intentará que Francisco Fernández asuma las riendas del grupo municipal.

La compleja operación de unificación de dos consejerías ha provocado un retraso de una semana en los plazos que manejaba Obras Públicas. Estaba previsto que en el Consejo de Gobierno de ayer se aprobara el nuevo organigrama, con la creación del cargo de secretario general de Vivienda, y una semana después se formalizasen los nombramientos. Todo este proceso se aplazará al martes que viene y se intentará, al menos en el caso de Gómez de Celis, que la estructura y la designación se lleven a cabo el mismo día para atenuar la crisis del Ayuntamiento de Sevilla.

Será entonces cuando se formalicen los cambios en Plaza Nueva. El alcalde quiere que tengan el menor impacto posible. "Ajustes técnicos en el escalafón", señala una y otra vez al ser preguntado. Su modelo cuenta con un apoyo: Gómez de Celis no se llevará a altos cargos a la Junta de Andalucía y heredará en buena medida la estructura procedente de la anterior Consejería de Vivienda. Su entorno, incluidos nombres como el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán, permanecerá en el Consistorio. El regidor podrá así realizar sólo algunos cambios mientras se resuelve su salida del Ayuntamiento, que tras la última reunión con la dirección del PSOE de Sevilla, se puede retrasar aún varios meses. Pese a esto, será inevitable realizar importantes movimientos: hay que compensar la salida del máximo referente de los socialistas en este mandato y encajar la llegada de Enrique Lobato.

En el grupo, el alcalde tiene su modelo: que Francisco Fernández, actual portavoz adjunto sea quien tome las riendas. A él le corresponde según el organigrama actual -por lo que a partir del próximo martes pasará de forma automática a asumir esta responsabilidad- y, además de ser una persona de la máxima confianza de Monteseirín, ha desempeñado ya esta función y es el más experimentado.

Pero esta designación debe pasar por el PSOE y ser respaldada de forma unánime por los concejales del grupo socialista. Éstos ya intentaron, tras un año de mandato, que Juan Antonio Martínez Troncoso, asumiese la portavocía. Ésta sigue siendo la opción preferida por varios ediles próximos a Viera, ya que durante el último año ni siquiera se resolvió su incorporación como adjunto, pese a ser una propuesta prácticamente consensuada. El partido tendrá la última palabra, aunque de momento no ha habido contactos con los concejales de la Corporación. Hoy y mañana hay Pleno del Parlamento, y el viernes se reúne el comité del PSOE para formalizar la incorporación de Enrique Cousinou como secretario de Organización y las tres vocalías que quedan vacantes para las que ya se han propuesto nombres como el delegado de Convivencia, Alfonso Mir, el subdelegado del Gobierno, Faustino Valdés o la delegada de la Junta, Carmen Tovar.

Pese a esto, el nuevo escenario orgánico, con los críticos casi disueltos y los intentos de consenso ante las inminentes elecciones, dejan poco espacio para un enfrentamiento como el que ya dividió hace dos años al grupo socialista. Viera y Monteseirín deberán acordar un nombre y éste tendrá el respaldo de todo el grupo socialista.

Celis, mientras tanto, realiza los últimos ajustes ante su inminente salida y prepara su aterrizaje en Vivienda. Tras el comunicado de despedida del pasado martes, ayer lanzó un simbólico mensaje a través de su página de Facebook: "Me voy del Ayuntamiento, pero no me voy de Sevilla". Durante los últimos años, Celis se ha configurado como un referente no sólo institucional, sino orgánico entre las agrupaciones de la capital, que estaban preparadas para promover su candidatura para 2011. El partido y especialmente José Antonio Griñán frenaron estos movimientos al cerrarle completamente las puertas a Celis, quien ante esta situación optó por salir del Consistorio. Celis seguirá así como uno de los referentes de las agrupaciones de la capital y como secretario general de San Pablo.

  • 1