Local

Celis pide al Estado que los vecinos de Amate paguen un alquiler de 3 euros

El Consistorio, una de las tres administraciones implicadas en la reconstrucción de Regiones Devastadas, pedirá al Estado que los vecinos de Amate sigan pagando el mismo alquiler que ahora por los nuevos pisos que van a construir. Foto: A.Acedo.

el 15 sep 2009 / 17:35 h.

TAGS:

El Consistorio, una de las tres administraciones implicadas en la reconstrucción de Regiones Devastadas, pedirá al Estado que los vecinos de Amate sigan pagando el mismo alquiler que ahora por los nuevos pisos que van a construir. Las 210 familias que serán realojadas en pisos del Gobierno pagan entre uno y tres euros al mes por una infravivienda.

El concejal de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, se reunió el miércoles con un centenar de vecinos de Regiones Devastadas -que comprende parte de los barrios de Amate, Rochelambert y Los Pajaritos- para explicarles los detalles de cómo se destruirán sus casas para rehacer un barrio entero más moderno. Celis empezó por decir que el proyecto costará casi 40 millones de euros, de los cuales el 30% lo pagará el Estado.

Pero a los asistentes las macrocifras no les decían demasiado. El Gobierno les va a cambiar sus pobres viviendas, que en algunos casos se caen a pedazos, por flamantes pisos de 70 a 90 metros cuadrados en edificios de 12 plantas. Y su mayor preocupación es cómo van a hacer frente al pago de una comunidad con ascensor.

Amate es un barrio donde abundan los ancianos, y en el que la renta media de una familia apenas supera los 500 euros. "Aquí no llegan ni a mitad de mes", recordó un vecino. Así que, la primera pregunta que le hicieron al concejal fue: "¿Y cuánto nos va a costar a nosotros el alquiler?". Celis anunció entonces un compromiso que despertó la euforia del público: "El Ayuntamiento pedirá al Estado que no os cueste más de lo que pagáis ahora", dijo. De ser así, las 210 familias que serán realojadas en pisos del Gobierno pagarán entre uno y tres euros al mes, lo mismo que llevan pagando los últimos 50 años.

Propiedad . Lo que no les pudo garantizar el Consistorio es que puedan terminar haciéndose con la escritura de esas casas. El propietario legal es el Estado. Celis dijo que "en principio, los pisos nuevos seguirán de alquiler, pero se estudiará la posibilidad de que haya un derecho a compra".

El proyecto del barrio incluye 18 bloques de siete y 12 alturas, con 275 VPO, de modo que después de repartir las primeras entre las 210 familias de Regiones Devastadas, aún sobrarán pisos. Estos se sortearán para su posterior venta, a un precio de vivienda protegida que los vecinos de la zona tampoco pueden permitirse.

La VPO más barata en Sevilla, para familias con menos ingresos, ha costado 85.400 euros. Muy lejos del alcance de la mayoría de estas familias. "Si al final nos permiten comprar nuestros pisos, ¿nos va a costar lo mismo que a los que vienen de fuera?", preguntó una vecina. "Debería costarles menos a los que llevan más años aquí", respondió Celis, aunque recordó que la decisión no depende del Ayuntamiento, sino del Gobierno.

Una mujer quiso saber si al repartir las viviendas nuevas todos los vecinos de su bloque volverían a caer juntos. Pero muchas preguntas aún no tienen respuesta. El Consistorio contará a final de año con un documento que definirá las fases de actuación del macroproyecto. Lo primero será identificar a todas las familias que serán realojadas. Aquéllas que vivan en casas con peligro de derrumbe, serán trasladadas antes a pisos sociales o al edificio puente, donde vivirán hasta que se termine de reconstruir el barrio.

  • 1