lunes, 18 marzo 2019
17:53
, última actualización
Cultura

Centenario de un genio del fandango: 'El Sevillano'

Este año, además de conmemorar los centenarios de Caracol y Mairena, dos genios del cante jondo, los aficionados debemos celebrar otro centenario, el del genial cantaor sevillano Antonio Pérez Guerrero, al que apodaron El Sevillano en Alcalá de Guadaíra, donde vivió algún tiempo.

el 15 sep 2009 / 21:53 h.

Este año, además de conmemorar los centenarios de Caracol y Mairena, dos genios del cante jondo, los aficionados debemos celebrar otro centenario, el del genial cantaor sevillano Antonio Pérez Guerrero, al que apodaron El Sevillano en Alcalá de Guadaíra, donde vivió algún tiempo. Era de la calle Macasta, cercana a San Luis, en la Macarena, donde comenzó a sentir los primeros cosquilleos de lo jondo escuchando al Carbonerillo, el Colorao y el Pinto. Ya en Alcalá, es Joaquín el de la Paula, el mítico cantaor gitano, quien le enseña los secretos del cante grande y lo introduce en el ambiente. Pero Antonio no sólo hacía encajes de bolillos con la garganta; era un malabarista del balón y acabó jugando en el Real Betis Balompié de los años veinte, donde era conocido por Pérez, su primer apellido.

Acabada su etapa de futbolista, Antonio el Sevillano se enroló en la compañía de Manuel Vallejo y comenzó, además, su producción discográfica, sorprendiendo a los aficionados con unos fandangos personales que fueron toda una revolución en el año 1935.

Además de gran fandanguero, de un estilista que ha hecho historia por este palo, Antonio el Sevillano lo cantó todo con una personalidad extraordinaria, sobre todo lo festero. Tenía una velocidad en la voz y un sonido tan bonito, que llegó a ser una primerísima figura del cante. Murió en Sevilla en 1988 y aún siguen vivos sus cantes e intacto su recuerdo.

  • 1