sábado, 15 diciembre 2018
04:11
, última actualización
Local

Céntrico rinconcito con encanto

Catabuche (Puerta Real) Unas sesenta referencias de vinos singulares y varias cervezas artesanas para llevar y probar con buenas viandas

el 23 ene 2015 / 08:30 h.

TAGS:

Comida Dirección: Plaza Puerta Real, 3.  41001 Sevilla.  Contacto: 689 714 365. Horario: De 11:30 a 15:00 y de 18:00 a 22:30.  Descanso domingos. Propietario:  Rosario Berenjeno García y Felipe Oliver Cousinou. La Plaza de la Puerta Real es uno de esos sitios que tiene Sevilla donde, sin mucha gente, disfrutas de un rincón con encanto en pleno centro. Su acera con los viejos soportales, la capilla de la Hermandad de las Mercedes, el agradable sol del mediodía a dos pasos del Museo de Bellas Artes. Allí mismo, en los bajos de una rehabilitada casa, se encuentra Catabuches, un sitio fruto de la ilusión de una pareja, Rosario y Felipe, amantes de los buenos vinos y las buenas viandas, que han querido compartir sus andanzas por el mundo de la gastronomía. De reciente apertura, abrieron el pasado 18 de diciembre, Catabuche es una abacería donde todo está a la venta para llevar a casa, pero donde podemos catar en su coqueto espacio cualquiera de las bebidas y comidas que están a la venta. Con materiales reciclados, nos ofrece una simpática barra de latón y madera, unos barriles donde apoyarse y una alegre decoración donde alternan losetas hidráulicas colgadas de la blanca pared, con obras de arte de la cercana galería Cavecanem, anuncios antiguos, puertas reconvertidas en anaqueles y, por supuesto, la variada oferta de vinos y cervezas del establecimiento, que tiene un escaparate a la calle donde ver muchos de los alimentos que están a la venta. Mientras decidimos qué probar nos acompañan acordes de los Beatles, aquí se pincha música de los setenta y de los ochenta, donde no faltan grupos del vibrante ochenteo inglés, como  los Housemartins. Hay una carta con diez vinos para probar por copas que van rotando, aunque, por 4 euros el descorche y servicio, se puede abrir cualquier botella a la venta en la tienda y hablamos de unas 60 referencias de diferentes denominaciones y zonas vinícolas de España, pero con especial atención a los vinos andaluces y, en especial, a los sevillanos, de los que también se ofrecen espumosos como los de Bodegas Salado de Umbrete o La Margarita de Constantina. También se ofrecen varias cervezas, además de Cruzcampo podemos degustar algunas artesanas como la Debla de Utrera o la Cardenas de Dos Hermanas. Variada y de calidad es también la oferta de viandas para comprar y catar. Por piezas se ofrecen jamones ibéricos de bellota de la Sierra de Huelva con Denominación de Origen de categoría Summun. Muy buenos y seleccionados son también sus quesos, como algunos de elaboración ecológica de Bolonia (Cádiz) o un extraordinario queso de mezcla de Ocaña (Toledo, 2,50 euros) de mantecosa entrada en boca pero que va subiendo de potencia hasta llegar a un final incluso picante. Antes del queso conviene probar algunas de sus conservas o salazones de nuestras costas, como unas huevas de maruca (2,50 euros), ese pez de aspecto alargado y cabeza plana emparentado con el bacalao, o una mojama de atún (2,50 euros) de Barbate, trabajan la marca La Chanca, ambas con un intenso sabor marino, especialmente las huevas de maruca, con su original textura y un profundo sabor a pescado, podemos ponerle unas gotas de aceite de oliva virgen extra Enoro del sevillano pueblo de Arahal. Hay también anchoas (3,00 euros) y boquerones en vinagre (2,50 euros) de Santoña 1960. Con una copa de un fresco y corpulento blanco de uva Chardonnay de Jaén, Blanca María, disfrutamos de una fina Mousse de canard con sus tostas (2,50 euros) de la prestigiosa casa francesa RouGié, delicada y suave pero de intenso y gustoso sabor. Para empujar hay dos excelentes opciones, las regañás jerezanas Panacea de Horno Franjuba y los Picos Salas de Villalba del Alcor (Huelva) de elaboración artesanal en horno de leña y con sal de Ayamonte, una empresa familiar que data de 1932. Unas lonchas de jamón de Hermanos Velázquez  de Jabugo y unas cuñas de queso de Ocaña, sirvieron para rematar con un buen vino tinto, se llama 2013 y es un vino joven de la Ribera de Duero, un 100% Tinta Fina (Tempranillo de la Ribera), fresco y goloso, de un precioso color picota de ribetes amoratados y muy redondo en boca. Nos cuenta Felipe que se van programan catas para grupos, de hecho, en breve, estará por allí Fran León presentando los vinos de Bodegas Salado de Umbrete y se irán programando otras catas que se pueden consultar en su fb.

  • 1