Local

Cerámicas Bellavista no se rinde

Los trabajadores de Cerámicas Bellavista comenzaron ayer con sus protestas en la puerta de la fábrica con la manifestación del sábado en el punto de mira. La sensación de los empleados es que la empresa va a cerrarse, aunque aún confían en una "marcha atrás" para poder volver a trabajar.

el 15 sep 2009 / 18:55 h.

TAGS:

Los trabajadores de Cerámicas Bellavista comenzaron ayer con sus protestas en la puerta de la fábrica con la manifestación del sábado en el punto de mira. La sensación de los empleados es que la empresa va a cerrarse, aunque aún confían en una "marcha atrás" para poder volver a trabajar.

La empresa tiene sus previsiones, tiene sus cálculos hechos con los que justifica el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha dejado fuera a casi el 80% de la plantilla de la histórica fábrica nazarena. La dirección de Roca -multinacional propietaria de la planta- cree que el sector de la construcción no se va a recuperar en unos años, incluso piensan que este negocio no volverá a ser el que ha sido durante años.

Pero estas medidas económicas son difíciles de explicar a los trabajadores, que lo único que ven es que sus trabajos, única herramienta para pagar las hipotecas y las letras que tienen las familias, van a desaparecer de manera inminente y el sueldo del paro no es eterno. Además, en la mayoría de los casos, se trata de varones de menos de 40 años, por lo que aún les queda mucho tiempo para la jubilación.

Según el comité de empresa, uno de los principales problemas de esta cadena de montaje es que el trabajo está muy especializado, la forma de hacer las cosas es única para todos los productos sanitarios, por lo que el cierre de la fábrica a corto plazo supone salir de Dos Hermanas para seguir con la misma ocupación, ya que "las compañías de productos sanitarios hay tres en España y el resto está fuera", declararon las mismas fuentes, que además quisieron destacar que la vida diaria dentro de la planta es "muy repetitiva y de mucha descarga física", hasta el punto que "todos tienen algún problema físico ya sea en el codo, las piernas o las manos", comentaron algunos enseñando las magulladuras que han forjado en su jornada laboral.

Para los trabajadores, la fábrica que Roca tiene en Portugal es mucho más productiva entre otras cosas por el bajo salario de los que allí trabajan, aunque siguen defendiendo que la planta nazarena es muy rentable. "Ayer salieron de aquí nueve camiones y hoy cinco, las cosas no pueden estar tan mal cuando salen bastante producto fuera", comentaba uno de los concentrados en la fábrica, que además confía en que con la manifestación del sábado y las protestas de estos días la dirección de la firma cambie de parecer y dé marcha atrás en sus pretensiones. "Se tienen que dar cuenta que esto es una burrada", sentenciaron.

Por último, la plantilla de Cerámicas Bellavista quiso aprovechar la ocasión para agradecer a los comercios y los ciudadanos las ayuda que les están prestando. "Algunos comercios nos han traído zumos y algo de comida, la verdad es que la ciudad está volcada con nosotros", señalaron.

  • 1