Local

Cerámicas de seis centurias

El Alcázar exhibe ya las piezas más antiguas de la colección Carranza

el 02 dic 2010 / 20:31 h.

TAGS:

La primera de las salas se dedica a la cerámica musulmana y mudéjar.

Platos populares, fragmentos de alicatados, tarjeteros, escudos heráldicos y hasta un viacrucis con sus 14 estaciones. La colección de cerámica más importante de España, valorada en más de un millón de euros, ya puede contemplarse de cerca en el Real Alcázar de Sevilla, monumento que albergará de forma permamente buena parte de las piezas que durante décadas han reunido el coleccionista manchego Vicente Carranza Escudero y su hijo Miguel Ángel, fallecido prematuramente en 1995.


Después de 14 años de dimes y diretes, de aproximaciones y desencuentros, la colección Carranza ya se exhibe en Sevilla, tal y como había prometido el Ayuntamiento al donante en 1996, cuando fue recibido en esta ciudad por la entonces alcaldesa Soledad Becerril.


Casi tres lustros después de aquella promesa, ayer fue otro alcalde de Sevilla. Alfredo Sánchez Monteseirín, quien inauguró en el Cuarto Alto del Almirante del Real Alcázar la exposición permanente, instalada en tres salas por las que se reparten 171 piezas comprendidas entre finales del siglo XII y el siglo XVII.


"El deseo de Vicente Carranza de que esta colección se disfrutara en la ciudad ha superado todas las dificultades", expuso Monteseirín, quien destacó el hecho de que en Andalucía no exista en la actualidad ningún museo dedicado a la cerámica "a pesar de ser una actividad que forma parte de nuestra cultura de una forma evidente y cotidiana".


Aunque en un futuro dispondrá de una cuarta sala dedicada a la colección Pickman -fábrica de cerámica fundada en el año 1841 por el inglés Carlos Pickman- la muestra inaugurada ayer se reparte en tres ámbitos temáticos. La sala 1, sobre cerámica musulma y mudéjar, propone un recorrido por las piezas más antiguas de la exposición: azulejos de cuerda seca y de arista de los siglos XII al XVI. La sala 2 se dedica a la cerámica del Renacimiento, con azulejos de arista y loza dorada de tradición musulmana realizada con fórmulas de la alquimia medieval que permitían lograr reflejos dorados en simples objetos de barro sin utilizar oro. La última de las salas, sobre cerámica barroca, exhibe piezas de temática religiosa y profana, tales como un viacrucis o azulejos utilizados para la numeración de casas.


Comisariada por el catedrático de Historia del Arte, Alfonso Pleguezuelo, la exposición lleva por título Lozas y azulejos de TRiana. Colección Carranza. El resto de la colección de Vicente Carranza, compuesta en total por unas 1.200 piezas, se exhibirá en el futuro Museo de la Cerámica de Triana, ya en obras. La que ahora se exhibe en el Alcázar es la colección privada de cerámica más importante de España, con piezas procedentes en muchos casos de templos y conventos desaparecidos, adquiridas en anticuarios y rastros.

 

  • 1